¿Cómo elegir el extractor de leche materna?

hace 4 años | por Editorial Corazón de Mamás
Categoría: Productos
Tags: extractor, bomba, lactancia, trabajo, lactarios

0

1

Uno de los retos de la lactancia es poder seguir alimentando al bebé con leche materna cuando mamá no está disponible. Ya sea que necesites volver a trabajar, que necesites un tiempo para ti o que por razones de fuerza mayor necesites extraer y almacenar tu leche, el mejor aliado para tener esta independencia es un buen extractor o bomba de leche, además de una buena dieta y el brasier de lactancia correcto. Hay muchos modelos y marcas, pero ¿cómo saber cuál es el mejor para ti y tu circunstancia?

Para empezar, una buena idea es platicar esto con tu médico o con tu asesora de lactancia materna, ellos podrán darte algunas ideas o recomendaciones del extractor que necesitas.

Luego, debes informarte sobre los tipos de extractores que existen y ver cuál se acomoda mejor con tu circunstancia particular. Hay que recordar que este es un accesorio para mamá y debe hacerle la vida más fácil. Básicamente existen dos tipos de extractores: manuales o eléctricos.

Los manuales:

Son muy útiles para mamás que pasan poco tiempo lejos de sus hijos o que se extraen leche eventualmente. Hay que operarlas a mano, es decir que hay que bombear manualmente.

Ventajas:

  • Son más baratos que los eléctricos
  • Pesan menos (menos de un kilo)
  • Algunas mujeres dicen que al poder regular el bombeo, la succión se asemeja más a la del bebé.

Desventajas:

  • Vacían un seno a la vez, a excepción de los rarísimos modelos manuales dobles.
  • Requieren, generalmente, el uso de ambas manos.
  • Tardan más en extraer la leche y requieren más esfuerzo.


Los eléctricos:

Los extractores eléctricos se han convertido en la opción más atractiva para las mamás que trabajan o que necesitan estar alejadas de sus hijos (como en los casos de hospitalización). Estos están automatizados, con diferentes niveles y ciclos de bombeo. Existen extractores eléctricos para un solo seno o que bombean los dos simultáneamente. Si eliges esta opción, te recomendamos que busques un modelo que imite los patrones de succión del bebé: más rápida al comienzo, más lenta después, con breves pausas cada tanto: como cuando el bebé respira y traga la leche.

Ventajas:

  • Muchas veces vienen equipados con accesorios que hacen fácil su transporte y almacenamiento de la leche: estuche, biberones, bolsas de congelar, etcétera.
  • Algunos funcionan con pilas o baterías recargables, lo cual los hace ideales para el uso fuera de casa.
  • Son más rápidos que los manuales, además que algunos permiten extraer la leche con manos libres.

Desventajas:

  • Puedes necesitar accesorios adicionales como el brasier que permite la extracción a manos libres.
  • Son más caros y más pesados que los modelos manuales.

Una de las cosas a tener en cuenta, una vez se pone en uso el extractor, es el tamaño de la copa: puede ser que la que trae el extractor no sea del tamaño correcto. ¿Cómo saber si necesito otra? Si el pezón durante la extracción se pone blanquecino o demasiado rojo, si roza dolorosamente o si los pechos siguen llenos después de la extracción. Si esto sucede, puedes contactar con el fabricante para comprar las adecuadas. Recuerda, la lactancia no debe ser dolorosa.


¿Qué opinas? ¿Tienes dudas?

¡Sigue la discusión en Corazón de Mamás!

Conversaciones
Artículos Recomendados