¡Preparada y lista para la lactancia!

hace 4 años | por Editorial Corazón de Mamás
Categoría: Salud física
Tags: lactancia, pechos, lanolina,

0

3

La leche materna es el mejor alimento para tu bebé, y aunque la lactancia a veces no suele ser tan fácil como lo esperabas, tu cuerpo se irá preparando para esta tarea. Corazón de Mamás te da algunos consejos para saber qué esperar en esta etapa.

Mucho se habla sobre los beneficios de la lactancia en la mamá y su bebé. Sin embargo, circulan muchos mitos sobre este tema. Si es tu primer embarazo, es importante que aprendas todo lo necesario antes de que nazca el bebé y así reducir el estrés que esta tarea puede conllevar.

Buena parte de la preparación la hace el propio cuerpo. La glándula mamaria es el único órgano que se termina de desarrollar hasta que se pone en uso. Durante tu embarazo, se irá alistando para la producción de leche. Seguro notarás un crecimiento de tamaño, sensibilidad y oscurecimiento de los pezones y areolas. También verás cómo se vuelven notorias las glándulas de Montgomery, unas pequeñas protuberancias que se encuentran en la areola que secretan una sustancia que ayuda a lubricar y mantener limpio el pezón.

Sin embargo, hay otras actividades que pueden hacerse previo al parto:

  • Durante los últimos tres meses puedes aplicar lanolina en tus pezones y areolas, esto ayuda a reducir la posibilidad de pezones agrietados. Una vez que empieces la lactancia, puedes seguirla utilizando entre tomas y no es necesario limpiar el pezón antes de que tu bebé coma. La lanolina se consigue fácilmente en farmacias y supermercados.
  • Es importante que cuentes con ropa que facilite la tarea: Brasier de lactancia y ropa que tenga abertura frontal o que esté hecha especialmente para este proceso. En varias tiendas departamentales o especializadas la encontrarás fácilmente. El brasier debe darte el soporte adecuado, pero no debe apretar mucho los senos. Generalmente, deberás usar una o dos copas más que la que usabas antes del embarazo.
  • Otra de las cosas que puedes adquirir con tiempo son los protectores o pads de lactancia. Son pequeñas compresas que ayudan a recibir la leche que gotea o sale accidentalmente de tus senos. Estos ayudarán a evitar derrames y manchas en la ropa. Los hay desechables y existen otros en forma de copa que se pueden reutilizar. Los encuentras de varias marcas y precios en farmacias, supermercados y tiendas  departamentales.
  • Determina si tienes pezones invertidos. Aunque tu médico puede ayudarte con esta tarea, puedes realizar en casa la prueba del pellizco. Esta consiste en tomar con tu pulgar e índice la areola, la parte oscura que rodea al pezón. Si este se erecta, no hay problema. Si se retrae, tienes pezón invertido. No te preocupes, existen técnicas y dispositivos que permiten la lactancia si tienes esta condición.
  • Infórmate, así tendrás recursos adicionales que te permitirán estar lista. Puedes platicar con amigas o familiares que hayan tenido una lactancia exitosa o con otras mamás aquí en Corazón de Mamás.
  • Pregunta a tu médico todas las dudas que tengas, es importante que sepas qué medicamentos, alimentos o suplementos puedes consumir durante la lactancia, también es bueno avisarle en caso de tener implantes mamarios.  Otra de las formas de informarse es tomar cursos psicoprofilácticos que incluya el tema de la lactancia, contactar a una consultora certificada en apoyo a la lactancia materna o inscribirse en un grupo de apoyo para madres lactantes.

¿Qué opinas? ¿Tienes dudas?

¡Sigue la discusión en Corazón de Mamás!

Conversaciones
Artículos Recomendados