¿Cómo darle de comer a mi bebé?

hace 4 años | por Editorial Corazón de Mamás
Categoría: Comida
Tags: Alimentación, comida, nutrición, lactancia, baby led weaning, alimentos sólidos

5

0

Los bebés de aproximadamente 6 meses comienzan su acercamiento a uno de los mayores placeres de la vida: comer. Aunque la recomendación internacional es que a los niños se les dé lactancia exclusiva durante su primer medio año de vida, algunos seguramente han tenido que alimentarse con fórmulas o empezarán con los alimentos sólidos un poco antes. El pediatra será quien dé la orden de arrancar, cuando vea en tu hijo señales de que está listo.

Para poder comenzar con una dieta de alimentos sólidos, el bebé deberá tener cierta madurez en su sistema digestivo y en su boca y lengua, además de que debe poder mantener su cabeza en una posición firme y sentarse con apoyo. Una pauta que nos indica que el momento está cerca se da cuando el bebé haya duplicado el peso que tenía al nacer.

Es importante que antes de comenzar, consultes con el pediatra sobre qué alimentos ofrecerle primero y cómo ir introduciendo los siguientes. La mayoría de los bebés comienzan con purés de alimentos, sin ningún tipo de condimentos: las manzanas, peras y zanahorias suelen ser los alimentos más recurrentes. También consulta acerca de los alimentos que pueden producir alergias y cómo ir detectando si tu hijo padece alguna. Generalmente se van introduciendo paulatinamente (con dos o tres días de separación) y se va notando la alergia a prueba y error.

Seguramente necesitarás comprar algunas cosas, para eso puedes leer el checklist que te hemos preparado.

¿Cómo hacerlo?

Se recomienda amamantar o darle un biberón primero. Luego, intentar ofrecerle un poco de puré del alimento elegido. En algunos casos, los padres optan por seguir el método conocido como Baby Led Weaning, donde el bebé come los alimentos sin hacerlos puré. Si no muestra mucho interés en la comida en ese momento, déjalo oler e incluso jugar un poco, luego vuelve a intentarlo en otro momento.

Es importante que las porciones no sean muy grandes y puedas sacar un poco en un plato, no darle directo del envase. El asunto es que si sobra y has estado dándole directamente, no podrás guardar el resto, ya que se contamina con la saliva y las bacterias de la boca.

El ideal es que tenga una comida sólida al día, en el momento del día que convenga más al horario familiar. Siempre hay que evitar que el bebé esté muy cansado o que tenga demasiada hambre. Hay mucha probabilidad de que el bebé no coma todo lo que tú quieres desde un inicio, dale tiempo: los sabores, las texturas y la experiencia pueden ser difíciles de asimilar. Una vez que se acostumbre a su nueva dieta, se puede ir aumentando el número de veces en que comerá sólidos por día, tu pediatra puede orientarte.

Seguramente sentirás que tu bebé come poco o no sabrás si está satisfecho de una manera muy clara, pero deberás ir observando las señales. Generalmente, cuando un niño ya se siente lleno echa la cabeza para atrás, juega con la comida o la cuchara o se niega a abrir la boca para el bocado siguiente.

Es importante que continúes con la lactancia o la leche de fórmula, al menos, hasta el año, ya que estos les proporcionan elementos importantes como: vitaminas, hierro, algunas grasas y proteínas necesarias para su desarrollo.

Otros tips de Corazón de Mamás:

  • No dejes de darle algún alimento porque a ti no te guste.
  • Ten cuidado con los alimentos con los que podría ahogarse, sobre todo cuando esté un poco más grande, si practicas Baby Led Weaning o cuando ya coma cosas en pedacitos: uvas, pedazos de zanahoria, cacahuates, salchichas tipo coctel.
  • Ten cuidado con la temperatura de los alimentos.
  • No hay que forzarlos, el momento de la comida debe ser agradable.
  • Puede estreñirse a causa de algunos alimentos, consulta con tu pediatra.
  • Prepárate para pañales más olorosos. El cambio de dieta, implicará que las heces de tu bebé también cambien.
  • Consulta con tu pediatra por los alimentos que no debes darle por ningún motivo antes de su primer año: miel de abejas, chocolate, leche de vaca, etcétera.

¿Qué opinas? ¿Tienes dudas?

¡Sigue la discusión en Corazón de Mamás!

Conversaciones
Artículos Recomendados