¿Cómo empezar un banco de leche materna? Tips para extraer y almacenar

hace 4 años | por Editorial Corazón de Mamás
Categoría: General
Tags: Lactancia, Extractor, Sacaleches, Bebés, México

4

1

Es una cuestión de costumbre que te sacará de más de un apuro. Corazón de Mamás te enseña cómo. Todas las mamás lactantes necesitan, en algún punto, comenzar su banco de leche materna. Ya sea porque necesitan volver a trabajar o porque dejarán a su bebé por un rato con algún familiar o cuidador. Tener leche materna disponible, ayudará a mantener la lactancia por más tiempo y te permitirá tener más independencia si eres una mamá que se queda en casa.

Para comenzar, necesitas elegir un extractor o sacaleches. Aunque algunas madres deciden realizar este proceso de manera manual, estos productos ayudan a hacerlo un poco más rápido. Los mejores son los que simulan el patrón de succión del bebé, es decir que succionan y comprimen y luego descansan, para poder tragar la leche y respirar. Este se repite aproximadamente 60 veces por minuto. Existen sacaleches manuales, en los cuales tú debes bombear para conseguir extraer la leche, y los hay de pilas o electrónicos que lo hacen automáticamente. De estos últimos hay los sencillos (un pecho a la vez) o dobles, muy útiles para madres trabajadoras. También existen extractores para diferentes tamaños de pezón.

También necesitarás utensilios para almacenar la leche. Esos deben ser recipientes herméticos (plásticos o de vidrio) o las bolsas resellables y desechables que se venden para este fin. Los utensilios de almacenamiento, así como las partes del sacaleches que entran en contacto con el líquido deben estar completamente limpias y esterilizadas antes de comenzar la extracción.

Para garantizar una buena extracción, debes estar tranquila y relajada. Sirve mucho visualizar al bebé para ayudar a la salida de la leche. Recuerda que entre más coma el bebé y te extraigas leche, más producirás. Para mamás que trabajan, se recomienda tener jornadas de extracción de 10 minutos, cada tres horas, y una extracción de 15 minutos durante la hora de la comida. En México, el artículo 170 de la Ley Federal de Trabajo garantiza dos reposos de media hora al día, para madres lactantes, durante seis meses. Las madres en casa pueden extraer cuando el bebé deja la toma incompleta o establecer algún momento del día para hacerlo, la noche por ejemplo. En ambos casos, se recomienda amamantar cada vez se pueda para mantener la estimulación.

Según las recomendaciones de la Liga Internacional de la Leche Materna, la leche bien almacenada tiene las siguientes expectativas de vida:

  • A temperatura ambiente (16-29°C) - 3 a 4 horas
  • Refrigerada - 3 días
  • Congelada - 6 meses
  • Descongelada y refrigerada - 24 horas

¿Cómo usarla?

  • Los recipientes deben marcarse antes de su congelación y se usan por orden de antigüedad: los más viejos primero.
  • Se descongela un poco a temperatura ambiente y se debe calentar con el método del baño maría pasivo: se calienta agua y se retira del fuego. Luego, se introduce el recipiente en el agua caliente hasta que llegue a la temperatura deseada. Si la grasa no se ha mezclado, solo hay que agitar levemente el contenido.
  • La leche no debe calentarse, por ningún motivo, directamente al fuego o en el microondas. Además de perder componentes, puede ser peligroso pues se calienta de manera dispareja.
  • La leche nunca debe volverse a congelar.
  • Se recomienda congelar en porciones de 2 a 4 onzas o 60 a 120 ml, para evitar que se desperdicie.

Algunos tips.

  • La leche materna suele ser blanca, a excepción del calostro que tiende a ser amarilloso, con tintes amarillos, azules, verdes, dependiendo de la alimentación
  • Es normal que la grasa se separe del suero, no quiere decir que la leche esté dañada.
  • Algunas madres perciben cambios en el olor y el sabor de la leche. Perciben un olor agrio y un sabor a jabón. Esto sucede por la lipasa o la enzima que ayuda a digerir el contenido graso. Para neutralizarla, puede escaldarse la leche: calentarla en una olla, sin dejar que hierva hasta que se hagan pequeñas burbujas en el borde. Se deja enfriar y se congela.
  • Se puede congelar en un mismo recipiente de varias extracciones. La clave es mezclarlas cuando estén a la misma temperatura, antes de congelarla.
  • Las madres trabajadoras deben comenzar su banco de leche dos semanas antes de regresar al trabajo.

¿Qué opinas? ¿Tienes dudas?

¡Sigue la discusión en Corazón de Mamás!

Conversaciones
Artículos Recomendados