¿Cómo influye la oxitocina en el apego materno?

hace 3 años | por Editorial Corazón de Mamás
Categoría: Salud física
Tags: Hormona, Oxitocina, Maternidad, Apego, Crianza sana, Bebé, Lactancia

1

0

El embarazo trae muchos cambios hormonales y una que cumplirá funciones importantes en el parto y en los primeros momentos de la llegada de nuestro bebé es la oxitocina. Esta se secreta en el cerebro, pero también puede ser administrada en su versión sintética. Su uso está ampliamente extendida para inducir y estimular las contracciones uterinas. Otra función importante en el cuerpo de la mujer es la eyección láctea y por supuesto ayudar a establecer la nueva relación afectiva entre mamá y el bebé, esto es, el apego.

Y es que, según los especialistas el apego se desarrolla cuando hay un sentimiento de seguridad constante, deseo de proximidad y regulación emocional. Características que la oxitocina ayuda a desarrollar primero en la madre, para que la madre las desarrolle en su hijo. A esto se le conoce apego seguro, y ayuda a nuestros hijos a desarrollar resiliencia, es decir la capacidad de superar eventos que pudieran ser traumáticos, podría decirse también un sentimiento de seguridad.

Entonces, ¿la falta de oxitocina podría desarrollar un apego inseguro? Es muy probable que al haber un apego inseguro no se pueda compartir ese deseo de contacto, cercanía y comunicación con los hijos. Si bien es cierto que esto está relacionado directamente con las emociones, siempre hemos manifestado que tu equilibrio emocional es muy importante en el proceso de crianza porque siempre que tengas un estado de ánimo relajado, optimista y positivo, te permitirá tomar las mejores decisiones.

Esto tiene relación con el descubrimiento hecho por neurocientíficos del Instituto Skirball. de la Medicina Biomolecular, de la Universidad de Medicina de Nueva York; observaron que esta hormona cerebral actúa sobre las células cerebrales individuales para generar comportamientos sociales específicos.

Entre los beneficios que trae consigo las funciones de esta hormona, los investigadores descubrieron que, la oxitocina aumenta el volumen de información social procesada en el cerebro. Esto sugiere que algún día podría usarse para tratar la ansiedad social, el trastorno de estrés postraumático, los trastornos del habla y el lenguaje, e incluso los problemas psicológicos derivados del abuso infantil.


¿Cuándo podemos comenzar a saber sobre nuestros niveles de oxitocina?


Es a partir del tercer trimestre de embarazo que pueden comenzar a medirse estos niveles. Según los especialistas, las mujeres con mayores niveles de oxitocina desarrollaron más apego a su bebé es decir, tienden a tener más muestras de afecto hacia él.

Si tienes dudas al respecto, consulta con tu médico la posibilidad de realizar exámenes de laboratorio para comprobar tus niveles. Recuerda que nunca debes automedicarte, y que siempre es sano llevar un control de todos los medicamentos que te han recetado, que has comprado y consumido eventualmente durante el embarazo.

Ahora que si quieres aumentar de manera natural tus niveles de oxitocina hay alimentos que te ayudarán a producirla y que pueden tener efectos afrodisíacos, de bienestar o para aumentar la producción de la leche materna.


  • Afrodisíaco: Aguacate, papaya, canela, anís, chocolate, fresas, jengibre, ginseng, miel, pistachos, almendra salvia, eneldo, calabaza, albahaca, zanahoria.
  • Efecto de bienestar: Carne magra, piña, pescado, legumbres, nueces, queso, chocolate, naranjas, fresas, café, té.
  • Efecto de aumento de producción de leche materna: Hinojo, carne de cerdo, ternera y frutas.


Ahora ya sabes, por qué la oxitocina nos ayuda a tener un estado de bienestar y a desarrollar un apego sano y seguro con nuestros hijos.


Con información:

DE LA CAL Sabater Paloma. Efectos de la oxitocina exógena en el inicio y establecimiento de la lactancia materna. Revista de Enfermería C y L. Castilla y León. España.

Marlin, Bianca Mariela Mitre, James A. D’amour, Moses V. Chao & Robert C. Froemke Oxytocin enables maternal behaviour by balancing cortical inhibition. Nature volume 520, pages 499–504 (23 April 2015)

http://skirball.med.nyu.edu/


¿Qué opinas? ¿Tienes dudas?

¡Sigue la discusión en Corazón de Mamás!

Conversaciones
Artículos Recomendados