¿Cómo lactar si tengo el pezón plano o invertido?

hace 3 años | por Editorial Corazón de Mamás
Categoría: Salud física
Tags: Lactancia, pezón, pezonera

0

0

No todos los pezones son iguales. No tiene nada que ver con el tamaño de los pechos. Algunos pezones, los llamados normales, se eyectan al apretar la areola con los dedos índice y pulgar. Otros, simplemente se quedan planos (pezones planos) y hay otros que se retraen o se hunden (pezones invertidos). Muchas mujeres, a la hora de enfrentarse a la lactancia, en los últimos dos casos, deciden no intentarlo, ya sea porque les han dicho que es imposible o por creencia de que no todos los pezones son aptos para esta tarea.

Sin embargo, aunque conlleva sus retos, la lactancia es posible tanto si se tienen pezones invertidos, como planos. El mayor desafío estará en encontrar la manera de que el bebé se pegue bien al pezón para que este no se lastime, no se produzcan grietas o heridas en la piel, que suelen ser muy dolorosas.

Contrario a lo que se cree, la lactancia no depende del pezón, pues los conductos por los que sale la leche están ahí. El bebé debe agarrarse bien al pecho para hacer las veces de “ordeño” con su boca.

En ambos casos, se recomienda contar con la ayuda de una consultora certificada de lactancia materna. Para que oriente a la madre en diversas técnicas generales para tener una lactancia exitosa. Generalmente los pezones planos se corrigen con la misma succión del bebé y con algo de práctica, mientras que para los pezones invertidos sí se necesitará algo más de ayuda.

Algunos productos útiles.

  • En línea, venden unos artefactos que se usan antes del trabajo de parto para irle dando forma al pezón. Varias consultoras de lactancia no los recomiendan por diversas razones y solo son útiles en el caso de los pezones planos.
  • Pezoneras, lo más finas posibles, las de silicona ultradelgada suelen servir muy bien. Esto ayuda a darle forma al pecho y ayudarle al bebé a agarrarse correctamente, además de proteger el pezón.
  • Jeringas, modificadas de manera rudimentaria para ayudar al pezón a salir (se corta la parte donde va la aguja, la idea es darle forma al pezón aspirando con el émbolo de la jeringa). Esta técnica recomendamos que se haga con ayuda de una Consultora de Lactancia.
  • Los extractores de leche pueden ser usados para darle forma al pezón, justo antes de comenzar la toma.

Otras recomendaciones.

En el caso de las madres con estas condiciones, es muy importante que la lactancia comience durante la llamada hora sagrada. ¿La razón? Porque el instinto del succión del bebé está más activo, por lo cual el agarre puede darse de manera más natural.

Algunas mujeres solo presentan esta condición en uno de los pechos. Si es así, siempre comienza la toma en el pecho problemático, pues la succión del comienzo es más fuerte.

Consulta acerca de las diferentes posturas o posiciones para amamantar. Busca, con ayuda de una consultora de lactancia, cuál es la que mejor viene a tu propia situación.


¿Qué opinas? ¿Tienes dudas?

¡Sigue la discusión en Corazón de Mamás!

Conversaciones
Artículos Recomendados