¿Cómo le enseño a mi hijo a ir al baño?

hace 4 años | por Editorial Corazón de Mamás
Categoría: Vida
Tags: Higiene, Hábitos, Rutinas, Apoyo, Paciencia

5

1

Si has observado que durante largos periodos el pañal se mantiene seco, y  hace pipí o popó en horarios específicos, es un buen momento para crear el hábito  de ir al baño, tal vez comience a hacerlo temprano por la mañana o después de tomar el desayuno.

También hemos platicado que antes de llegar a este paso debemos ayudarlo a familiarizarse con los utensilios que se utilizan. Para comenzar con un hábito sano, y que aprenda a familiarizarse con un entorno nuevo. A modo de juego déjalo que se siente con todo y ropa en su bañito, es una buena manera de que aprenda a percibir estas nuevas experiencias.

Hay niños que al llegar a este momento se ponen muy nerviosos, en ocasiones hasta lloran si esto sucede, será mejor dejarlo después. Evita regañar o pelear con él, recuerda que es importante observar y respetar mucho las reacciones, para que sea de una manera natural.

Si ya ha tomado suficiente confianza, el siguiente paso será lograr que se siente sin pañal. Si lo hace, no lo presiones a que haga pipí o popó en ese momento, primero debe acostumbrarse a las nuevas sensaciones. Aprovecha para explicarle que eso es muy normal y que esa es la manera como mamá y papá van al baño.

Conforme vaya asimilando el proceso, ayúdalo a que sea más independiente, dile que puede usar su bañito cuando él quiera o que te diga si quiere que lo ayudes tú. En este tiempo siempre mantente positiva, puedes decirle: Muy bien hecho, eres muy valiente ó no te preocupes si no quieres hacerlo, todo está bien.

En este momento tal vez prefieras usar calzones entrenadores antes de ponerle ropa de tela, es una buena opción para ayudarlos a sentirse un poco más seguros si ocurre un accidente. Y también considera usar ropa fácil de quitar, por ejemplo pantalones de resorte, de modo que sea fácil para ellos de manipular.

Dentro de este proceso, el último paso sería quitar el pañal o calzón entrenador en la noche. Recuerda que cada niño tiene un momento  y que este proceso es de acuerdo a su maduración, no puede hacerlo de golpe. Si observaras que ya son por lo menos cinco noches seguidas que amanece seco, tal vez puedas intentarlo. Pero como todo, si tuviera un accidente no te preocupes tal vez quieras probar la noche siguiente o  tengas que retroceder un poco hasta que lo veas más seguro.

Estas etapas sin duda estarán llenas de aventuras, disfrútalas y compárte tu experiencia.


¿Qué opinas? ¿Tienes dudas?

¡Sigue la discusión en Corazón de Mamás!

Conversaciones
Artículos Recomendados