¿Cómo saber si mi hijo habla bien para su edad?

hace 3 años | por Editorial Corazón de Mamás
Categoría: Educación
Tags: habla, lenguaje, retraso, terapia

0

0

La mayoría de los niños ya dice palabras sencillas para el primer año de vida, sin embargo el desarrollo del lenguaje puede variar de un niño a otro. Puede ser que veamos otros niños de edades similares que tienen un vocabulario más extenso o que hablan más claro, pero ¿cuándo preocuparse? ¿qué es normal?

Antes del primer año, los niños ya deben comenzar a utilizar la voz a través de balbuceos y empezar a pronunciar sus primeras palabras, que a menudo son papá y mamá. También en esta etapa deben prestar atención a los sonidos y reconocer ciertos objetos de su vida cotidiana. Si esto no sucede, es importante pedir la opinión de un pediatra, pues puede ser que el niño no escuche bien. A partir el año, los niños deberían ir ampliando su vocabulario y seguir instrucciones sencillas (Por ejemplo: pásame el juguete, por favor).

Entre el año y medio y los dos años, los niños ampliarán su vocabulario y comenzarán a mezclar palabras en oraciones simples: pelota grande. Para los 24 meses, además de seguir instrucciones un poco más complejas, el niño deberá identificar partes del cuerpo y otros objetos de la vida cotidiana.

A los tres años, el niño ya debe combinar palabras en frases mejor construidas y más largas, además de que debe entender conceptos (adentro-afuera, grande-pequeño).

¿Cuándo preocuparse?

  • Cuando un bebé no reacciona ante sonidos, tanto fuertes como que deberían llamarle la atención: la voz de papá y mamá.
  • Si al año no usa gestos como señalar o decir adiós con su mano.
  • Si para el año y medio el niño tiene dificultad en imitar sonidos y se comunica preferentemente por medio de gestos.
  • Si para los dos años solo puede repetir palabras, pero no puede seguir instrucciones sencillas o comunicar de manera espontánea lo que siente. Generalmente esto les produce mucha frustración y puede desatar berrinches. También si cuesta entenderle, sobre todo en el caso de sus padres y cuidadores habituales.
  • Para los 4 años, el niño debe ser entendido tanto por sus maestros y cuidadores, como por personas desconocidas o con las que no tiene tanto contacto.
  • Si se nota algún problema de tipo oral-motor: no puede pronunciar correctamente ciertos sonidos (el de la “R”, por ejemplo) o Cesea arrastrando la lengua, llamados “Lenguas de trapo”, “sipisapes” o “lengüisopas”.

Ante cualquier duda, es importante que se le exprese la preocupación al pediatra. Es probable que él canalice al niño primero para descartar algún problema de audición y luego con un terapista de lenguaje. Estos especialistas realizarán pruebas especializadas que le permitirán saber si el niño tiene algún problema y cómo corregirlo. Estos tratamientos suelen tener un índice de éxito elevado.


¿Qué opinas? ¿Tienes dudas?

¡Sigue la discusión en Corazón de Mamás!

Conversaciones
Artículos Recomendados