¿Cuándo ponerle aretes a mi bebé?

hace 4 años | por Editorial Corazón de Mamás
Categoría: General
Tags: aretes, bebés, niñas, cultura

0

0

En América Latina es muy común poner aretes a las niñas desde muy pequeñas, mientras que en otras culturas, como la estadounidense, suele esperarse hasta la adolescencia para hacerlo. De hecho, parte de la tradición es regalar aretes de oro para que la bebé los estrene lo antes posible. Para que puedas tomar tu decisión, Corazón de Mamás te cuenta qué opinan los expertos y qué debes tener en cuenta para que sea una opción segura.

El primer punto a tener en cuenta, es que esta es una decisión que determinan exclusivamente los padres y que está muy dada por la cultura. En América Latina, suele creerse que poner los aretes a una recién nacida evita el dolor de la perforación a futuro y así se hace regularmente. La realidad es que el cartílago del lóbulo está en su punto más delgado y es fácil de perforar. Si bien le causará algo de dolor, es algo que no recordará y no tendrá consecuencias a posteriori. Aunque no hay respuesta correcta, la Academia Americana de Pediatría (AAP) afirma que si la perforación se hace siguiendo los cuidados pertinentes, hay pocos riesgos. Sin embargo, también recomienda esperar hasta que se tengan las vacunas principales, cerca de los dos años.

¿Qué recomendaciones seguir?

  • En muchos hospitales ofrecen el servicio de perforación de lóbulos, generalmente lo hace un cirujano o enfermera, con equipo esterilizado y de origen quirúrgico. Incluso podrías preguntar si a la bebé le pueden poner un poco de anestesia tópica, ya que suele hacerse sin medicamentos para el dolor.
  • En caso de que el hospital no lo haga, en diversos lugares ofrecen el servicio. Tu pediatra puede orientarte. No se recomienda llevar a cabo este procedimiento, en niños pequeños, en joyerías o tiendas en el centro comercial.
  • Los aretes deben ser de un material hipoalergénico, generalmente se recomienda que sean de oro de 14 quilates o más o plata, sobretodo en el filamento. Los demás materiales pueden causar una infección o alergia. Si tienen perlas o brillantes dependerá del presupuesto que se tenga.
  • Los aretes no deben colgar y se debe evitar los que tienen forma de aro (candongas o arracadas). Tu bebé podría accidentalmente jalarlos o arrancarlos. Se recomiendan pequeños y pegados a la oreja. Existen cierres o broches especiales, que se atornillan al arete para más seguridad y que suelen ser redondeados para evitar que se entierren en la parte trasera de la oreja. El filamento debe ser delgado, para garantizar la comodidad.
  • Luego de ponerlos, con las manos limpias, gira los aretes para que la piel no se adhiera, al menos una vez al día.
  • Después de seis semanas, que es el tiempo en el que se debe tener cuidado, podrás cambiar los aretes por otros.

También es recomendable estar pendiente de los signos de alerta o de infección: fiebre, dolor, hinchazón, secreciones o, incluso, sangrado. Ante la aparición de cualquiera de estos, consulta con tu pediatra. Lo más seguro es que te pedirá que los retires y que le pongas un antibiótico tópico.


¿Qué opinas? ¿Tienes dudas?

¡Sigue la discusión en Corazón de Mamás!

Conversaciones
Artículos Recomendados