¿Eres mamá tapadera o mamá equilibrada?

hace 4 años | por Editorial Corazón de Mamás
Categoría: Vida
Tags: Vida, Mujer, Autoconocimiento, Educación

0

0

Sin duda esta pregunta encierra un poco de incomodidad, porque la mayoría de las mamás pensamos siempre en el bienestar de nuestros hijos y nos preocupamos por desempeñar de la mejor manera nuestro rol, sin embargo a veces hay una fina línea en la que ya no distinguimos cuando estamos haciendo cosas que pueden afectar el comportamiento de nuestros hijos.  

En Corazón de Mamás queremos hacer un ejercicio de reflexión para que tú misma identifiques si en ocasiones tocas el extremo de ser una mamá tapadera y consigas ser una mamá equilibrada. Vamos a darte tips que puedan ayudarte a identificar ambas conductas.

Primero comenzaremos por decir que una mamá tapadera es una mamá ciega que no observa la mala conducta de sus hijos y para todo tiene una justificación, y no se percata de lo que está haciendo, vamos a ver tres ejemplos:

Caso A: Vas al súper con tu hijo y tienes incluida en tu lista las cosas que le gusta comer,  pasas por el área de juguetes y alguno  le llama la atención, te pide que se lo compres. Tú le dices de momento no y él se pone a llorar. La gente te está mirando  y no para de llorar, se tira al suelo, tú con tal de que se calle accedes a sus  caprichos y terminas comprando el juguete.

Caso B: Le pides hacer sus tareas y te dice que le duele la panza, le das un té esperando que se le pase y luego te dice que tiene hambre, le das de comer y luego te dice que tiene sueño, tú no has captado las señales, lo llevas a su cama sin que termine sus tareas.

Caso C: Están en una fiesta y ves que los niños comienzan a jugar pesado, ves a tu hijo empujarse con otro y piensas; -son niños no pasa nada-, de pronto viene el otro niño llorando y culpando a tu hijo. Tú lo justificas diciendo que también él estaba haciendo lo mismo.

Como verás en los tres casos no hay un control o un límite para el niño, muchas veces por salir del paso caemos en una zona de confort, donde no le damos importancia a esos pequeños detalles. Sin embargo estas cosas son muy importantes si estamos tratando de formar hábito. Estos comportamientos frecuentes vuelven a nuestros hijos inestables porque no tenemos un control real en cada situación y muchas veces se convierten en niños excesivamente inquietos difíciles de controlar.

Ahora bien una madre equilibrada, actúa de manera adecuada en cada situación y actúa en la justa medida con su hijo.

Solución caso A: Es importante establecer límites y que sepa cuando es no, es ¡NO!, hacer berrinche es la forma como llama tu atención y la manera de manipular la situación. Si constantemente caes en el chantaje de sus lágrimas difícilmente podrás establecer límites reales. Y darles todo cuando lo solicitan, sólo los convertirá en hijos tiranos.

Solución caso B: Es bueno poner atención a sus malestares, pero cuando le dan la vuelta a sus deberes estamos negando la oportunidad de que sean  responsables y auto suficientes, debes ayudarlo a entender que tarde o temprano tendrá que cumplir con sus obligaciones.

Solución caso C: El ignorar un comportamiento en tu hijo y justificarlo porque los demás lo hacen, es lo peor que puedes hacer, tienes que inculcar el respeto a sí mismo y a los demás. Y marcar límites y reglas en la forma en como juega, tampoco es válido decir que “lo hizo sin querer”, esta es otra forma de justificación.

Ahora bien, en los tres casos tienes que tener un tono firme. No es necesario alzar la voz, debes tomar el control de la situación aunque te parezca un poco fastidioso el lidiar con ese momento, si no lo haces a tiempo se repetirá este patrón constantemente.

A veces un correctivo a tiempo es mucho mejor, favorecerá la comunicación con tu hijo, recuerda que los límites son muy importantes durante todo el proceso de crianza, evitarás problemas de conducta en la etapa escolar y estarás formando un ser humano equilibrado, esto sin duda es parte de un genuino amor y una real preocupación por nuestros hijos.

Como verás una mamá equilibrada aplica un correctivo a tiempo. Ve bien poner límites durante todo el proceso de crianza. Sin duda esto es parte de un genuino amor y una real preocupación de los hijos.

¿Tienes una experiencia que compartir? Cuéntanos cómo solucionaste tu caso.


¿Qué opinas? ¿Tienes dudas?

¡Sigue la discusión en Corazón de Mamás!

Conversaciones
Artículos Recomendados