¿Es normal el popó de mi bebé?

hace 3 años | por Editorial Corazón de Mamás
Categoría: Salud física
Tags: popó, meconio, diarrea, pañal, lactancia, fórmula

0

0

Tras el nacimiento, los padres y cuidadores de un bebé deben familiarizarse sobre el contenido de los pañales, especialmente del popó. La razón es que es la única manera de tener certeza de que el bebé se está alimentando apropiadamente y que está sano. Para esto debe conocerse qué es lo normal en cuanto al color, la textura y el olor de sus excrementos. Todos estos factores cambian dependiendo de la edad, los hábitos de alimentación (lactancia o fórmula) y otros factores. Sin embargo, Corazón de Mamás preparó una guía que puede ayudarte a detectar si algo no va bien.

¿Cuántos pañales son normales?

Un recién nacido hará en promedio cuatro o cinco pañales con popó diarios, durante su primera semana. Si el bebé está siendo alimentado con lactancia exclusiva, es normal que haya que cambiarle el pañal tras cada toma, esto irá disminuyendo aproximadamente durante el fin del primer mes, cuando comienza a madurar el sistema digestivo.

Existe una fórmula para saber si el bebé alimentado con lactancia está comiendo lo suficiente: El primer día deberá tener un pañal con pípí y otro con popó; el segundo día, dos y dos; el tercer día, tres y tres; y, por último, del quinto día en adelante tendrá 3 a 5 con popó y 5 a 6 con pipí. Para cuando el bebé tenga un año, el promedio serán dos pañales con popó, si sigue con lactancia y alimentación complementaria, o uno si se alimenta con fórmula y sólidos. Cabe recordar que cada cuerpo es diferente, si tu bebé no se ajusta a esto, es importante que consultes con el doctor.

Los primeros días, el meconio

El popó de los recién nacidos se conoce como meconio, es una sustancia pegajosa de color negro verdoso. Se compone de todo lo que el bebé ingirió durante su estancia en el vientre, como líquido amniótico, mucosa, etcétera. Aunque suele ser impresionante para muchos padres primerizos, la apariencia oscura del meconio es un buen síntoma de que los intestinos del bebé están funcionando apropiadamente. Tras los tres primeros días, el meconio comienza a desaparecer.

Bebés lactantes

Si el bebé está siendo alimentado con lactancia exclusiva, tendrá aproximadamente cuatro a cinco evacuaciones al día. Esto sucede porque el calostro y la leche materna tienen un efecto laxante. Mientras que el niño sea lactado, sus excrementos serán color amarillo mostaza, con la textura similar a la del queso cottage (semilíquida y con algunos gránulos). El olor es algo dulce, no huele tan mal.

Bebés alimentados con fórmula

Si el bebé está siendo alimentado con leches de fórmula, sus evacuaciones serán amarillosas, un poco más oscuras. Sin embargo el olor y la textura son diferentes a la de los bebés lactantes. La razón es que la fórmula suele ser más difícil de digerir, por lo que el popó será más pastoso y oloroso.

La alimentación complementaria

Una vez que el bebé comienza a comer sólidos, sus evacuaciones también cambiarán. El tamaño de las evacuaciones crecerá y la textura. El color dependerá de lo que coma, además de que el olor se parecerá al de un adulto.

¿Cómo saber si el bebé tiene diarrea?aby in nappy

Si el bebé sigue lactando, el popó debe ser flojo pero no aguado. Si tiene una consistencia líquida, muy probablemente tendrá diarrea. En el caso de los niños alimentados con fórmula o alimentación complementaria será muy notorio, pues la consistencia es completamente diferente, al igual que la frecuencia. Es importante que si un niño tiene diarrea se consulte inmediatamente con el pediatra, para evitar cuadros de deshidratación o complicaciones, además de analizar qué es lo que la causa.

Signos de alerta

  • Moco: Si en el pañal aparece moco, puede ser un signo de infección o alergia. Es buena idea consultar con el doctor. En el caso de las niñas recién nacidas, puede encontrarse algo de flujo (incluso con un poco de sangre) durante los primeros días, esto es normal y sucede por la exposición a las hormonas de la madre durante el embarazo.
  • Sangre: Aunque puede darse por la fuerza que puede hacer al defecar los niños, especialmente si están estreñidos, es importante consultar con el doctor para descartar que se dé por infección o alergia.
  • Evacuaciones blancuzcas o pálidas: Pueden ser consecuencia de algún problema con el hígado, es importante consultarlo con el doctor inmediatamente.

¿Qué opinas? ¿Tienes dudas?

¡Sigue la discusión en Corazón de Mamás!

Conversaciones
Artículos Recomendados