¿Por qué dar a luz en un hospital?

hace 3 años | por Editorial Corazón de Mamás
Categoría: Salud física
Tags: hospital, parto, cesárea

0

0

Dentro de las muchas decisiones que deben tomarse a la hora de tener un bebé, está la de dónde nacerá. Si bien antes la gente daba a luz en casa, de un tiempo para acá existen otras opciones: los hospitales, los centro de maternidad o en casa. Si dudas si la mejor opción es un hospital, Corazón de Mamás te cuenta cuáles son sus ventajas.

Si bien a muchas mujeres les da miedo que el hospital llegue a ser un ambiente frío rígido o impersonal para recibir a un recién nacido. Existen otras cosas que deben tenerse en cuenta. En la actualidad, los hospitales ofrecen varios tipos de servicio que pueden darte la experiencia de alumbramiento que buscas. Es verdad que el parto hospitalario tradicional es la opción más común, donde se hace el trabajo de parto en una sala, se tiene al bebé en otra y luego se pasa a la recuperación y a la habitación. En este tipo de experiencias, los médicos (comandados comúnmente por un ginecólogo) dirigirán el proceso. Sin embargo, muchos otros establecimientos (públicos y privados) se encuentran más abiertos a procesos de partos humanizados, en agua o dirigidos por una doula o comadrona, que solo pedirá el servicio médico en caso de necesidad. Entonces ¿por qué elegir el hospital?

  • Hay un control médico y especialistas diversos en caso de necesidad. Ojalá el parto no tenga ninguna complicación y todo salga tal y como lo estableciste en tu plan de parto, sin embargo, ante cualquier imprevisto, en un hospital contarán con los especialistas y, posiblemente las instalaciones para atenderlo. En casa o un centro de maternidad, tendrá que correrse para un hospital. Es el escenario ideal en embarazos de alto riesgo, múltiples o en aquellos donde la madre padezca diabetes gestacional.
  • Puedes tener asistencia y analgesia. Aunque tengas el deseo de tener un parto totalmente natural, estás en todo tu derecho de cambiar de parecer durante el proceso. En un hospital estás en libertad de pedir anestesia o de cambiar el rumbo y ejecutar una cesárea (por deseo o por necesidad).
  • Aunque el bebé nazca en un hospital, podrá lactar a libre demanda y estar siempre en compañía de sus padres. Si tú quieres estar con tu bebé en alojamiento conjunto y no ofrecerle ningún método alternativo de alimentación, la mayoría de los hospitales respetará tu deseo, siempre y cuando las condiciones médicas lo permitan. Especialmente si son [hospitales amigos del niño y de la niña.
  • Tienes manos que ayuden. En el hospital tendrás enfermeras, consultoras de lactancia, etcétera que te pueden echar una mano con el bebé en esos primeros momentos. Si decides descansar por un rato, no deberás sufrir pensando con quién se queda el bebé.
  • Muchos hospitales brindan ayuda a los padres, especialmente los primerizos, de manera que pueden familiarizarse con el lugar y la nueva tarea a la que se enfrentarán: dan cursos psicoprofilácticos, tienen grupos de lactancia, clases de baño o primeros auxilios, entre otros.

¿Cómo saber qué hospital me conviene?

  • Si tienes un médico tratante, platica en cuáles hospitales (públicos y privados atiende).
  • Si cuentas con un seguro, revisa si los hospitales de tu agrado entran en tu cobertura.
  • Si hay alguna situación de riesgo, consulta con tu médico cuál es el centro que mejor cubra las posibles necesidades o complicaciones que puedan presentarse.
  • Es importante que el hospital quede en un radio cercano a la casa y que sea de fácil acceso.
  • Revisa si en el hospital puedes tener un parto cercano a lo que deseas.
  • Agenda una cita con el área de relaciones públicas del hospital para conocer las instalaciones, los cuneros y que puedas notar si te sientes a gusto.

¿Qué opinas? ¿Tienes dudas?

¡Sigue la discusión en Corazón de Mamás!

Conversaciones
Artículos Recomendados