¿Por qué debemos creerle a nuestros hijos?

hace 4 años | por Editorial Corazón de Mamás
Categoría: Vida
Tags: Respeto, Credibilidad, Verdad, Confianza, Protección, Acoso, Prevención, Abuso infantil

0

0


Como madres siempre hemos estado preocupadas por el bienestar de nuestros hijos, buscamos desde el vientre las mejores condiciones para que lleguen al mundo. Sin embargo en la medida que crecen y se pueden comunicar, debemos fomentar siempre, un clima de confianza que nos permita por un lado explorar sus estados de ánimo y por otra saber cómo se sienten y desenvuelven en sus diferentes ambientes.

¿Por qué debemos creerles a nuestros hijos cuando nos están dando señales de no querer ir a algún lugar, o estar con cierta persona? Porque el maltrato y abuso infantil desgraciadamente es frecuente, y muchas veces no podemos saber o detectar a primera vista quién ejerce maltrato emocional, físico o es un depredador sexual.

De corazón, tengamos los ojos y oídos muy abiertos, siempre es importante preguntar a nuestros hijos cómo se sintieron con las personas que conviven y en los lugares que frecuentan, no importando si esas personas son de nuestra confianza o son nuestros familiares y amigos.

No debemos ignorar las señales si nuestro hijo se rehúsa a ir o estar con determinada persona, no los obligues. Al contrario muéstrate comprensiva, muchas veces los niños ocultan lo que realmente sucede por pena, porque realmente están asustados, en el fondo saben que lo que les pasa no está bien o no es correcto, no lo ven de manera natural, más aún cuando cuando hay un abuso sexual, será difícil asimilar.

De igual manera si tú sientes una extraña insistencia de alguna persona que quiera “cuidar a tu hijo” o quiera estar cerca, haz caso a sus instintos, evítala y córtala de tajo.

Si no quiere contarte nada y sospechas que está pasando algo. Observa si encuentras las siguientes señales y actúa de inmediato:

Abuso físico

Cuando una persona responsable causa lesiones físicas que no son accidentales. Incluye: moretones, mordidas, fracciones de hueso, cortes, y quemaduras.

Abuso sexual

Es cualquier interacción entre un niño y un adulto (u otro niño) en el que el niño es usado para estimulación sexual/gratificación de parte del abusador ó observador. Abuso sexual puede incluir tanto contacto físico y comportamiento sin contacto alguno.

Algunas señales de abuso sexual son:

  • Tiene dificultad al caminar o sentarse
  • Se rehúsa a cambiarse para el gimnasio o participar en actividades físicas.
  • Le cuente que tiene pesadillas o empieza a mojar la cama.
  • Experimenta un repente cambio de apetito.
  • Demuestra conocimiento o comportamiento sexual que es inusual y sofisticado.
  • Reporta abuso sexual por un pariente (padre/madre) u otro persona responsable de su cuidado.

Abuso emocional

El abuso emocional es el maltrato que afecta el crecimiento/desarrollo psicológico. Envuelve, usa palabras, tiene acciones, daña y usa la indiferencia.

  • Su desarrollo es atrasado tanto físicamente como emocionalmente
  • No quiere estar muy atado a su padre o madre

Negligencia

La negligencia pasa cuando un pariente ó alguien responsable por el niño/a no le proveé supervisión adecuada, alimento, ropa, abrigo u otras necesidades básicas.

Si tu hijo ha tenido la confianza de decirte lo que pasa, no caigas en el error de no creerle o tomarlo por mentiroso. Por el contrario acércate a él y trata de investigar cómo es que están sucediendo las cosas, cuidar la integridad física y emocional es vital para un desarrollo pleno.

Si muestras comprensión será más fácil ayudarlo a salir de ese momento, por encima de todo cree en ellos y actúa en su defensa, no olvides buscar cuanto antes el apoyo de los profesionales como lo es su pediatra, y psicólogo infantil, recuerda que el maltrato infantil debe denunciarse ante las autoridades.


¿Qué opinas? ¿Tienes dudas?

¡Sigue la discusión en Corazón de Mamás!

Conversaciones
Artículos Recomendados