¿Por qué es importante inculcar el hábito de la puntualidad en nuestros hijos?

hace 4 años | por Editorial Corazón de Mamás
Categoría: Educación
Tags: Hábitos, Respeto por las personas, Administración de tiempo,Estrategias.

0

0


Las mañanas siempre ponen a prueba nuestra capacidad de organización para tener listos los desayunos y lonches. Tenemos que supervisar que nuestros hijos se hayan vestido rápido y que no se pongan al revés los zapatos. Si nos toca salir a trabajar, hay que correr para no salir con el tubo en la cabeza y la cara lavada.

El tema de la puntualidad es un hábito que cultivamos en nuestros hijos los primeros años de vida. La llegada a tiempo al colegio involucra dos partes, a los hijos y a sus padres. Cuando frecuentemente estamos llegando tarde a la escuela y al trabajo, tenemos que comenzar a replantear la habilidad de organizarnos y revalorar las normas y costumbres.

La puntualidad también es mostrar un respeto al tiempo de los demás, ya sea en la vida escolar, social y laboral. Llegar a tiempo es un signo de buena educación. Cuando tu hijo llega a tiempo a la escuela, le permite adaptarse al desarrollo cronológico de actividades y horarios establecidos en ella.

Cuando tu hijo llega tarde, inconscientemente alteras un poco su estabilidad emocional, ya que debe adaptarse y forzarse a entender la dinámica con el fin de alcanzar el ritmo del grupo.

El llegar tarde genera que constantemente la invención de alguna excusa; se ponchó la llanta, no sonó el despertador, mi mamá me retrasó, no pasó a tiempo el transporte. Esto genera que se rompa el orden de las actividades y desequilibre el balance de tiempo de las otras personas. Recuerda que los hijos todo aprenden y observan.

La puntualidad tiene un valor importante porque define nuestra personalidad, la ventaja de llegar a tiempo genera muchos beneficios, pues podemos desempeñar mejor nuestro trabajo y  realizar más actividades.

Si quieres vencer la impuntualidad necesitas; descubrir las causas ya sea el cansancio, pereza, desorden o malos cálculos en los tiempos de traslados.

Organiza y mide el tiempo en la mañana, cuánto es lo tenemos desde que despertamos hasta que salimos de casa, considerando también los tiempos de traslados. En ese corto tiempo es importante pensar cuáles son las tareas que se deben de realizar y cuáles son las que llevan más tiempo.

Planifica y opta por estrategias, una buena manera de optimizar el tiempo es preparar una noche antes los uniformes, zapatos y la ropa que llevarán el día siguiente. Si tus hijos ya son grandecitos puedes pedirles que se hagan cargo de sus cosas. Puedes supervisar si los zapatos necesitan lustrarse o limpiar un poco los tenis si es necesario. Los lonches de igual manera si es posible déjalos listos desde un día antes en el refrigerador, será más rápido al día siguiente meterlos a la lonchera.

Esta estrategia te permite invertir tiempo en preparar los alimentos de la mañana y desayunar con tu familia. Al salir de casa planifica una ruta en la que puedas ahorrar aunque sea un poco de tiempo. ¿De qué otra manera haz vencido tu hábito de la impuntualidad?


¿Qué opinas? ¿Tienes dudas?

¡Sigue la discusión en Corazón de Mamás!

Conversaciones
Artículos Recomendados