¿Promueves el valor del altruismo en tu hijo?

hace 3 años | por Editorial Corazón de Mamás
Categoría: Educación
Tags:  Valores, Altruismo, Infancia, Sociedad, Crecimiento, Dar sin recibir.

0

0

Comencemos por decir que una persona “altruista” es aquella que se dedica a los demás sin esperar nada a cambio. Es en sí una actitud, las personas altruistas también se definen como individuos capaces de usar la cabeza y el corazón para actuar. Ser altruista es mostrar amor al prójimo.

En el opuesto del altruismo está el egoísmo, y a decir verdad, cuantas madres no hemos padecido un poco cuando nuestros hijos en sus etapas hacen berrinches, con llantos descontrolados por tratar de poseer todo cuanto ven.

Así que tenemos el lado contrario (del altruismo), el egoísmo. Encontramos que hace referencia al amor excesivo e inmoderado que una persona siente sobre sí misma y que le hace atender desmedidamente su propio interés. Por lo que, el egoísta no se interesa por la necesidad del prójimo y rige sus actos de acuerdo a su absoluta conveniencia.

En el día a día podemos leer los distintos medios de comunicación las referencias de gobiernos o personajes que saquean, timan, o roban en todas partes del mundo a otros seres humanos. Estos ejemplos se repiten tristemente por todas partes, todas por conveniencia.

A menos que te hayas acostumbrado a este panorama gris tal vez quieras tu misma comenzar a dejar esa parte egoísta que te ha hecho encerrarte en tu burbuja y decidas dar un vistazo alrededor, para darte cuenta que puedes ofrecer un poco más de ti y tender la mano a alguien en la primera  oportunidad.

No podemos olvidar que somos las madres y es nuestro  ejemplo el que  puede motivar a nuestros hijos a cultivar una actitud altruistas, si tenemos un corazón generoso, podremos hacer latir el de nuestros hijos en la misma dirección.

Podemos ser altruistas al:

  • Donar y compartir bienes a los más necesitados.
  • Dar servicio y apoyo, esto implica ofrecer nuestro; tiempo, compasión y consuelo, por ejemplo; al visitar un hospital o un asilo de ancianos.
  • El altruismo también se extiende a los animales, por ejemplo; cuando damos asilo y apoyo a animales perdidos, heridos o en situación de calle.

Recuerda que el altruismo no se trata sólo de enseñar a nuestros hijos a ser buenos, se trata de pensar un poco en aquellos que tienen necesidad. Dar con un corazón alegre, puede devolver un poco de confianza a aquellos quien ayudamos. Cuando de alguna manera tenemos la bendición de tener, es porque también se nos es dado con nuestra riqueza, el don de dar.

¿Alguna vez te han ayudado? ¿Cómo te sentiste cuando recibiste la ayuda? Para dar y ser altruista tal vez podemos comenzar de la  manera más sencilla, con una sonrisa.


¿Qué opinas? ¿Tienes dudas?

¡Sigue la discusión en Corazón de Mamás!

Conversaciones
Artículos Recomendados