¿Puedo tener un parto vaginal después de una cesárea?

hace 4 años | por Editorial Corazón de Mamás
Categoría: Salud física
Tags: parto, cesárea

0

0

Tener una cesárea para el primer nacimiento no significa que tendrás que tener forzosamente otra, para el segundo. Si las condiciones lo permiten, puedes tener lo que se conoce como PVDC (Parto vaginal después de una cesárea). A la hora de elegir qué tipo de parto quieres, tal vez esta puede ser tu opción.

Las razones por las que muchas mujeres consideran el parto vaginal son variadas: la estancia en el hospital es más corta, la recuperación es más rápida, no hay que someterse a una cirugía, hay menos probabilidades de necesitar transfusiones de sangre o de contraer infecciones, entre otros. Además muchas mujeres planean partos en agua o con técnicas alternativas de control del dolor.

Sin embargo, también existen riesgos: ruptura o rompimiento del útero, pérdida de sangre, entre otros. Es importante saber también que aunque se intente el PVDC, existe la probabilidad de que se necesite la cesárea.

¿Qué condiciones necesita cumplir una mujer para tener un parto vaginal tras una cesárea? La primera es que solo puedo haber tenido una cesárea en el pasado, ya que la posibilidad de una ruptura depende de la cantidad de cirugías previas. Además, el corte en el útero de la cesárea anterior debe ser del tipo transversal bajo. Seguramente no sabrás qué tipo de corte fue, pero tu ginecólogo debe saberlo o puede solicitar tu historial médico anterior.

Otros factores son: no debes tener ningún antecedente de ruptura de útero o cirugías previas, el doctor seguramente hará exámenes para ver que la pelvis sea lo suficientemente grande para permitir el paso del bebé.

Seguramente tu doctor recomendará que el parto se dé al menos dos años después de la cesárea previa, para que el útero esté completamente cicatrizado. Además de que se realice en un lugar donde tu trabajo de parto pueda ser vigilado y donde se pueda atender cualquier eventualidad, como una cesárea de emergencia. Algunos hospitales en América Latina ofrecen la posibilidad de tener en un mismo lugar desde partos en agua hasta unidades de cuidados intensivos para madres y bebés, en caso de que algo suceda.

Si tu idea es intentar tener un parto tras una cesárea, es importante que consultes con tu doctor tratante. Él te hablará de tu caso particular y te mostrará los riesgos y beneficios. Si notas que no está de acuerdo, puede ser que necesites una segunda opinión. Después de obtener los pros y los contras, pueden tomar una decisión informada en familia y realizar su plan de parto. Si el ginecólogo da luz verde, hay altas probabilidades de que el resultado sea un éxito, la mayoría de las mujeres que lo intenta, lo logra.

Si el resultado no es el esperado, no debes frustrarte. Corazón de Mamás te cuenta por qué.


¿Qué opinas? ¿Tienes dudas?

¡Sigue la discusión en Corazón de Mamás!

Conversaciones
Artículos Recomendados