¿Qué es el body safety y cómo se los enseño a mis hijos desde temprano?

hace 4 años | por Editorial Corazón de Mamás
Categoría: Educación
Tags: Abuso, Body Safety, Prevención, Acoso

1

0

Solemos proteger a nuestros hijos y enseñarles manera para que estén a salvo: no acercarse a objetos calientes, mirar hacia los dos lados de la calle antes de cruzar, etcétera. Sin embargo, pocas veces hablamos con ellos sobre su cuerpo y sobre los límites que existen, hasta que están en la adolescencia. El abuso sexual es una realidad y, aunque no podemos protegerlos al cien por ciento, darles el espacio para hablar del tema y darles información es una buena forma de prevenir. Es por esto que se habla del Body Safety (Seguridad Corporal, en inglés), que no es otra cosa que una serie de estrategias que van en esa dirección.

Investigaciones en Estados Unidos, del Center for Disease Control (CDC), estima que 1 de cada 6 niños, y 1 de cada 4 niñas son abusados sexualmente antes de los 18 años. El departamento de Justicia del mismo país dice que solo el 10% de los abusadores son personas desconocidas. Es por esto que las conversaciones sobre su cuerpo deben comenzar cuanto antes y deben ser lo más abiertas posibles. Así establecemos un canal de comunicación, además de darles herramientas de protección. Corazón de Mamás te da algunos tips para hacerlo:

Hablar desde edades muy temprana sobre las partes del cuerpo, además hacerlo utilizando las palabras correctas, por más inapropiadas que parezcan. No se recomienda ponerle apodos a los senos, vagina o pene, etcétera. ¿Por qué? Si el niño fuese víctima, tiene que poder describir claramente lo que le ocurrió.

Explicar claramente qué partes del cuerpo son privadas y por qué lo son. También hay enseñarles qué significa que sean privadas, que no están para la vista de todo el mundo. Aquí es importante recalcarles quiénes pueden verlos desnudos (papá y mamá, generalmente) y en qué otras situaciones está bien que se quiten la ropa (en el doctor, por ejemplo).

Enseñar acerca de los límites del cuerpo. Es decir, ser explícitos en que nadie debe tocar sus partes privadas o pedir que sean mostradas. Es importante que también se les recalque que así como no se lo deben hacer a ellos, ellos no deben hacérselo a nadie.

En este tema no hay secretos. La mayoría de los abusadores le pedirá a los niños que mantengan el secreto. Es por esto que hay que explicarles que, sin importar lo que pase, los secretos acerca de su cuerpo no están bien. Es necesario abrir el espacio y que no sientan miedo de contar si algo les sucede.

Ojo con las fotos. Hay que explicarles que nadie debe tomarles fotos de sus partes privadas o mostrarles fotos de partes privadas de otras personas.

Enseñar cómo salir de situaciones incómodas. Hay que enseñarles a decir no y darles técnicas. Por ejemplo: si les piden algo incómodo que digan que tienen ganas de hacer popó o incluso mentir para poder acudir a otras personas.

Tener palabras de código. Familiarmente puede ser muy útil. Por ejemplo: en una piyamada, si el niño está incómodo, puede llamar a mamá y ella sabrá que necesita ir por él inmediatamente, sin tener que mencionar la palabra abuso.

No hay que tener miedo. Los niños no deben sentir que estarán en problemas si son víctimas de abuso. Muchos niños no dicen nada por miedo a la reacción de sus padres.

Hay que explicarles que a veces, cuando nos tocan, puede dar cosquillas o, incluso sentirse bien. Sin embargo, no está bien que nadie nos toque.

Las reglas aplican igual para todos. Muchos abusadores son niños o menores de edad, y eso no los exime. Aquí hay que recalcar que solo papá y mamá pueden acceder a esas partes con fines prácticos: limpiarlos cuando van al baño, para aplicar alguna crema, etcétera. No se debe olvidar que muchos de los abusadores son personas conocidas.


¿Qué opinas? ¿Tienes dudas?

¡Sigue la discusión en Corazón de Mamás!

Conversaciones
Artículos Recomendados