¿Qué implica una ligadura de trompas?

hace 3 años | por Editorial Corazón de Mamás
Categoría: Salud física
Tags: Esterilización, ligadura, cirugía, vasectomía

4

0

En los tiempos de nuestras abuelas, las mujeres tenían todos los hijos que “Dios le mandara”. Sin embargo, los tiempos han cambiado. Hoy, se tienen en cuenta muchos más factores que nos hacen pensar que tras determinada cantidad de hijos, cada quien ya no quiere otro. Las razones son muchas: retomar la vida en pareja, darle atención adecuada a los hijos que ya se tienen, volver a la vida profesional, razones económicas o de salud, etcétera. Uno de los métodos más comunes de planificación familiar definitiva suele ser la llamada “ligadura de trompas”.

Esta consiste en una cirugía donde se cierran las trompas de Falopio, impidiendo que realicen su función: llevar el óvulo desde el ovario hasta el útero y que este pueda encontrarse con el espermatozoide para concebir. Si bien es un proceso quirúrgico, es corto y generalmente ambulatorio, que dura aproximadamente media hora. Muchas mujeres aprovechan su última cesárea para realizarla, otras lo hacen por medio de una laparoscopía, que implica uno o dos cortes pequeños, de fácil recuperación. Para ligarlas, generalmente se cauterizan o se cierran con un pequeño gancho o anillo. Otro método simplemente obstruye el tránsito de las trompas, introduciendo, a través del cuello uterino, una especie de espirales que impiden que queden conectadas con el útero.

¿Para qué sirve?

Si bien el uso más conocido de la ligadura de trompas está relacionado con un proceso definitivo de esterilización, sobre todo en el caso de las mujeres que ya no quieren tener más hijos, existe otro: sirve para disminuir el riesgo de cáncer ovárico. Es cada vez más común que mujeres, a partir de los 40 años y con antecedentes de cáncer de ovario en su familia, se realicen este procedimiento de manera preventiva.

Es posible que si eres muy joven tu médico no se muestre muy a favor de practicarte este procedimiento. Los porqué varían desde: estás muy joven, qué tal que quieras tener más hijos en el futuro, es un proceso irreversible, etcétera. Aunque en algunos casos es un proceso que se puede revertir, se considera como una forma de planificación familiar definitiva, es decir que se considera a la mujer como estéril tras la cirugía.

Posibles riesgos

Si bien la ligadura de trompas suele ser considerado como un proceso bastante seguro, en algunos casos no es completamente efectivo. Se estima que en una de cada 200 mujeres, el proceso no es completamente exitoso y pueden volver a quedar embarazadas. Dicho embarazo tiene altas probabilidades de ser ectópico. Otro riesgo muy poco común es que se lesionen órganos o tejidos cercanos a las trompas durante la cirugía.

Es muy probable que las mujeres que se someten a este proceso deban usar métodos anticonceptivos adicionales durante un tiempo. Tras dejar que el cuerpo se reestablezca de la cirugía (unos tres meses después), el médico ordenará un examen llamado histerosalpingografía, donde se verifiquen que las trompas realmente están bloqueadas.

¿Cuáles son las implicaciones?

En realidad, las únicas dos implicaciones fueron mencionadas anteriormente: usted no podrá tener más hijos y reducirá el riesgo de tener cáncer de ovario. La ligadura de trompas no implica que desaparezca su ciclo menstrual o que disminuya su deseo sexual. Tras la cirugía, sus ciclos volverán al patrón normal que tenían antes de utilizar pastillas anticonceptivas o dispositivos intrauterinos.


¿Qué opinas? ¿Tienes dudas?

¡Sigue la discusión en Corazón de Mamás!

Conversaciones
Artículos Recomendados