¿Qué son las regresiones infantiles?

hace 4 años | por Editorial Corazón de Mamás
Categoría: Salud física
Tags: regresiones, potty training, lenguaje, chupones, hermanos

0

1

Muchas veces cantamos victoria demasiado pronto, creíamos que los niños ya habían dejado el pañal o el chupón y resulta que, sin ningún aviso, vuelven a hacerse pis o a comportarse como bebés. Estos episodios de “retroceso” son conocidos como regresiones.

En la mayoría de las ocasiones, las regresiones se dan como una llamada de atención por parte del niño a sus padres. Uno de los escenarios en los que es frecuente que se den las regresiones es la llegada de un nuevo hermanito, cuando los niños quieren llamar la atención de papá y mamá que se enfocan, por razones naturales, en el recién nacido. También sucede en niños de 3 a 5 años, asociado a cambios en la rutina de vida: la entrada al colegio, nuevas responsabilidades, etcétera. El niño puede sentir presión y temor a fracasar y decide comportarse como bebé como una manera de mostrar que no se encuentra listo.

Otros cambios importantes en la familia que pueden ocasionar que los niños tengan regresiones son: la muerte de un familiar, dado que los pequeños no entienden el significado de la muerte y no entienden la desaparición de un ser querido. También el divorcio o separación de los padres y su proceso previo, donde seguramente tendrá que vivir en medio del conflicto de la pareja. Sin embargo, hay niños que tienen regresiones simplemente porque necesitan un tiempo y un respiro en su desarrollo, en estos casos la regresión sucede sin causa aparente.

Una de las regresiones más comunes tiene que ver con que los niños se vuelven a hacer pipí y popó encima. Esto hace que los padres que se habían olvidado del pañal deban regresar a tomar sus precauciones. En otros casos, comienzan a hablar como bebés, incluso parece que hubieran olvidado a hablar en muchos casos. En casos un poco más leves, puede ser que pida de nuevo el chupón o que decida jugar con sonajas o juguetes para bebé. Cuando hay hermanitos menores, seguramente el niño comenzará a imitar al bebé y decidirá comportarse exactamente igual.

¿Qué hacer? No perder la calma. Las regresiones son naturales y lo único que resta es ser muy comprensivos. Si no sabes qué hacer oriéntate con tu doctor o con personal de la guardería, algunas tienen psicólogos especializados que podrán ayudarte. El primer paso es intentar entender qué es lo que está causando la regresión para así poder resolverlo. Buena parte de las veces, el niño está pidiendo más atención y tiempo con sus padres. Trata de no regañarlo, ni de decirle que parece un bebé, probablemente eso incremente más la situación. Tomen las cosas con filosofía, platiquen con el niño y paulatinamente irán saliendo adelante.


¿Qué opinas? ¿Tienes dudas?

¡Sigue la discusión en Corazón de Mamás!

Conversaciones
Artículos Recomendados