¿Qué son los ejercicios de Kegel y qué papel juegan en el parto y posparto?

hace 4 años | por Editorial Corazón de Mamás
Categoría: Salud física
Tags: Ejercicios, embarazo, parto, incontinencia, posparto

1

0

Los ejercicios Kegel son unos ejercicios que consisten en contracciones del músculo pubococcígeo que mejoran el suelo pélvico. Estos no son exclusivos para las mujeres, ni tampoco lo son para el parto y el posparto, sin embargo, tienen gran utilidad pues ayudan a recuperar los músculos que se someterán o que ya pasaron por un sobre esfuerzo a la hora del nacimiento del bebé. Los músculos pélvicos sostienen la uretra, la vejiga, el útero y el recto. Están totalmente recomendados durante y después del embarazo.

El nombre de estos ejercicios proviene del nombre del ginecólogo Arnold Kegel, quien en 1940 los menciona por primera vez para ayudar a las mujeres que habían dado a luz. La idea era que pudieran recuperarse del parto y evitar otras molestias asociadas como: incontinencia urinaria, relaciones sexuales dolorosas, etcétera.

Lo que hacen estos ejercicios es aumentar el riego sanguíneo en la zona de la pelvis y mejorar el tono muscular en esa área, que generalmente ha tenido desgarros o ha pasado por una episiotomía (corte quirúrgico que se hace para el parto vaginal).

¿Cómo hacerlos?

Puedes recostarte con los pies sobre el piso y las rodillas levantadas. Un buen consejo es tener la vejiga vacía. La idea es que imagines que estás haciendo pipí y decides interrumpir el flujo de orina. Mantén la contracción unos segundos (cuenta hasta diez) antes de relajar. Repite varias veces: contraes contando hasta diez, relajas diez. A medida que los músculos mejoran su tono, puedes alargar el periodo de contracción.

Para que sean exitosos, no debes mover el estómago, apretar las piernas o las pompas. La respiración debe ser fluida.

Debes hacerlos diariamente, durante y después del embarazo, la ventaja es que no necesitas absolutamente nada para hacerlos y puedes hacerlos en cualquier lugar, ya que nadie notará que los estás haciendo. Sus resultados se ven con el paso de los días, algunos especialistas afirman que pueden pasar dos meses hasta ver los resultados, pero valen la pena.

Durante el embarazo, estos ejercicios sirven para prevenir la incontinencia urinaria que experimentan ciertas mujeres por el peso del bebé sobre la vejiga, reducen la posibilidad de padecer hemorroides, puede evitarse la necesidad de una episiotomía, entre otros. En el posparto, son los primeros ejercicios que se recomienda hacer a una mujer que ha tenido un parto natural. Ayudan a mejorar si hay incontinencia involuntaria o pérdidas de orina cuando realizas algún esfuerzo: toser, reírte, etcétera. Además aceleran el proceso de cicatrización de la episiotomía.

Útiles toda la vida

Los ejercicios de Kegel pueden ser practicados por hombres y mujeres en la vida diaria y tienen diversos beneficios entre los que se encuentran:

  • El músculo pubococcígeo, que fortaleces con estos ejercicios, también es responsable de las contracciones que se experimentan durante los orgasmos. Por lo cual, estos harán que tus relaciones sexuales, a largo plazo, sean más placenteras.
  • Ayudan a hombres con disfunción eréctil y en el control de la eyaculación precoz.
  • Son de gran ayuda en casos de incontinencia, no solo la que se produce durante el embarazo y en el posparto.

¿Qué opinas? ¿Tienes dudas?

¡Sigue la discusión en Corazón de Mamás!

Conversaciones
Artículos Recomendados