¿Qué tan bueno es que mi hijo lea antes de entrar a la primaria?

hace 4 años | por Editorial Corazón de Mamás
Categoría: Educación
Tags: Educación, Lectura, Aprendizaje, Formación, Beneficios, Repercusiones

0

0

Los planes educativos al menos en las escuelas particulares marchan rápidamente introduciendo a los niños de primero año de jardín al aprendizaje de las vocales y consonantes. Al concluir el tercer año, deben ser capaces de leer y escribir.

Tenemos conocimiento de que en muchos países europeos los niños no aprenden a leer hasta que tienen seis o siete años, sin embargo al final están más preparados según el Informe del Programa Internacional para la Evaluación de Estudiantes (PISA).

Pero que tan bueno es que mi hijo lea tan pronto, qué sucede cuando no existe la maduración apropiada para que realice esta tarea. Según Maryanne Wolf directora de Centro de Investigación de la Lengua y la Lectura del Departamento de Estudios Infantiles y Desarrollo Humano de Eliot-Pearson de la Universidad de Tufts, en Massachusetts, en su libro Cómo aprendemos a leer menciona que:

“La lectura implica la capacidad de nuestro cerebro para relacionar e integrar diversas funciones de información.  El área visual, la auditiva, lingüística y conceptual. Esta integración depende de la maduración independiente de cada zona del cerebro y de la velocidad que pueden ser conectadas e integradas”

Esa velocidad depende a su vez en buena medida de la mielinización de los axones neuronales. Este material conductor, forma una capa que envuelve los axones (o neurita es una prolongación de las neuronas especializadas en conducir el impulso nervioso desde el cuerpo celular o soma hacia otra célula). Cuanto más mielina reviste el axón, será mayor la rapidez con que la neurona conduzca su carga.

Sin embargo el aumento de la mielina sigue un calendario de crecimiento que difiere de una región a otra del cerebro (por ejemplo, lo nervios auditivos se mielinizan en el sexto mes del embarazo; los nervios ópticos, en el sexto después del parto). Aunque cada una de las regiones sensoriomotrices está mielinizada y adquiere independencia funcional antes de los cinco años de edad. El  neurólogo del comportamiento Norman Geschwind sugirió que, en la mayoría de los casos, la mielinización no se desarrolla lo suficiente hasta la edad escolar, esto es, entre los cinco y los siete años.

También argumentó  la hipótesis de que la mielinización de estas regiones corticales esenciales era más lenta en algunos niños varones; tal cosa podía ser la causa de que haya más niños que tardan a leer con fluidez que niñas.

Como podrás observar hay una razón científica que nos permite prestar atención como madres, qué tan bueno es que nuestros hijos aprendan a leer antes de que naturalmente el cerebro logre tener la maduración, y haya desarrollado conexiones necesarias para ejecutar un proceso tan complejo de aprendizaje.

Podemos caer en forzar la capacidad evolutiva de su desarrollo para hacer lo que se les pide, y correr el riesgo de que nuestros hijos se sientan al final con miedo, frustración y ansiedad. Sin duda esto es muy lejano a la intención de ayudarlos a aprender con un sentido significativo para su vida, con placer y gusto. Por lo que tenemos la corazonada que, será mejor tomar con calma este proceso, pues al final dará mejores resultados. ¿Qué opinas?


Con información de:

RAE, Pica. Derribar la idea que entre más temprano mejor.



¿Qué opinas? ¿Tienes dudas?

¡Sigue la discusión en Corazón de Mamás!

Conversaciones
Artículos Recomendados