¿Qué tener en consideración si estoy planeando embarazarme?

hace 3 años | por Editorial Corazón de Mamás
Categoría: Salud física
Tags: Embarazo, trabajo, relación, finanzas, salud

1

0

Si tú y tu pareja están pensando en tener un hijo, seguro querrán estar lo más listos posibles para cuando se una el nuevo integrante a la familia. Hay muchos aspectos para analizar, pero Corazón de Mamás ha hecho una lista de temas que deberás tener en cuenta.

La economía familiar: Debe tenerse en cuenta que un bebé conlleva un montón de gastos. Aunque algunos dependen depende del estilo de vida y de los deseos de cada familia, otros son completamente obligatorios. En estos debe hacerse un presupuesto de consultas médicas durante el embarazo, el hospital y los honorarios médicos, los pañales, la ropa, la decoración del cuarto, la silla del coche, etcétera. Si bien la tradición dice que los niños traen el pan bajo el brazo, es mejor estar cubiertos y ver que su economía familiar está lista para esto. En este punto es necesario que decidan temas como: si su trabajo es estable, si mantendrán los dos su trabajo, etcétera.

Si su vivienda es la apropiada: Muchas parejas eligen vivir en lugares pequeños en lo que la familia crece. Si bien el bebé permanecerá varios meses en la habitación de sus padres, seguro necesitará espacio y lugar para poner sus cosas. También puede entrar en consideración, si la zona es amigable con los niños o si no necesitan estar más cerca de la familia. Si está en la medida de sus posibilidades, analicen si viven en el lugar correcto y si no es momento de hacer un cambio.

Cómo está la relación de pareja: La primera cosa a considerar es que si la relación no está en un buen momento, un niño no resolverá los problemas. Entre otros asuntos porque un niño demanda muchos tiempo y sus necesidades harán que la relación de sus padres pueda verse afectada. Si no están en un buen momento o si sientes que tu pareja no estará ahí para apoyarte ante un cambio tan radical, que dura para toda la vida, puede ser que quieras reconsiderar tu decisión.

Considerar los cambios que vienen. Debe entenderse que la vida familiar cambiará completo, esto implica las rutinas y muchos hábitos. Todos deben dejar algo de sí a un lado. Vean hasta dónde están dispuestos.

El estado de salud. En cuanto tomen la decisión, es importante que los dos hablen con sus respectivos médicos. Es necesario ver si es necesario cambiar hábitos o hacer alguna serie de estudios dependiendo de cada situación particular. Esto debe hacerse cuanto antes (hay quienes sugieren que se haga un año antes de la fecha en la que deseen que llegue el bebé), pues hay que recordar que no te darás cuenta que estás embarazada hasta dos o tres semanas tras la concepción. Todo lo que pasa en ese momento, incluida la salud del padre, puede afectar el desarrollo del bebé.

Cambios en la dieta. Tras tomar la decisión, es importante que te nutras de la mejor manera posible. Es importante eliminar la comida chatarra y el alcohol, también que hay alimentos que no son seguros durante el embarazo, como las carnes crudas o el sushi. Seguro tu médico te recomendará alimentos con alto contenido de hierro, calcio, ácido fólico, proteínas, etcétera. Dependiendo de tu estilo de vida, puede ser que también necesites algunos complementos vitamínicos.

Revisar si hay factores de riesgo. El doctor, además de hacer los exámenes de rutina, revisará si hay sobrepeso, riesgo de presión arterial alta o diabetes. Es posible que sugiera, en estos casos, algún tratamiento previo a empezar a concebir.

Cambios en el ejercicio. Sí, la actividad física contribuye a un embarazo sano y un parto exitoso. El ejercicio es deseado pero debe hacerse con cuidado y bajo supervisión médica. Consulta con tu médico el plan de ejercicios que se adapta mejor a tu situación personal.

Dejar de fumar. No solamente la madre, también debe hacerlo el padre y quienes convivan habitualmente con la pareja y, en el futuro, con el bebé. El tabaco está relacionado con abortos, partos prematuros, bajo peso al nacer y con el síndrome de muerte súbita del lactante.

Dejar el alcohol y las drogas. Las bebidas alcohólicas pueden causar Trastorno del Espectro Alcohólico Fetal (TEAF), que causa defectos de nacimiento, por ende es mejor evitarlo por completo. Las drogas también causan abortos, partos prematuros y defectos congénitos. Algunas drogas pueden causar síndrome de abstinencia en el bebé, si la madre consume durante el embarazo.

Si en el trabajo estoy expuesta a algún peligro. Esto sucede en casos extremos, pero no está de más tenerlo en cuenta. Revisa si estás expuesta a cosas tales como: radiación, químicos peligrosos, etcétera.

Si hay problema con las mascotas. Especialmente con los gatos, existen muchos mitos. Consulte con su médico al respecto.

Qué medicamentos no debo tomar. Especialmente los de venta libre. Ante cualquier duda, debe consultar con su médico si son seguros y compatibles con el embarazo.


¿Qué opinas? ¿Tienes dudas?

¡Sigue la discusión en Corazón de Mamás!

Conversaciones
Artículos Recomendados