Berrinches… Cómo detectarlos y cómo tratarlos

hace 4 años | por Editorial Corazón de Mamás
Categoría: Educación
Tags: Educación, Berrinches, Qué hacer

1

1


Andrea ha jugado todo el día con sus primas, están de visita y su mamá le ha dicho que es hora de despedirse. Acto seguido rompe en llanto y se tira al suelo, hace una pataleta, grita: - ¡No quiero ir!  Una escena de llanto, acompañado por la desesperación de mamá quien intenta, inútilmente, contenerla y esconder la pena que siente ante la escena que arma su hija…

Cuando estamos en un lugar público y se desata un berrinche, la sensación como padres es de mucha vergüenza, qué más quisiéramos que se calmara y aceptara nuestra indicación, muchas veces contribuimos a aderezar la escena con nuestros gritos y jaloneos.

Todas hemos pasado alguna vez por alguna situación donde se pone a prueba nuestra tolerancia y nuestra habilidad para manejar el momento. La verdad es que si al principio no comprendemos ¿qué es un berrinche? Tampoco podremos entender qué es lo que le pasa a nuestros hijos, y no podremos realmente controlar esas situaciones.

Los berrinches comienzan a manifestarse alrededor de los 2 años como una forma de expresión de nuestros pequeños. Pues a esta edad no poseen un desarrollo mental apto para razonar correctamente, y carecen de un lenguaje suficientemente avanzado para expresar sus deseos, inconformidad y enojo de una manera clara.

Las tres razones principales por las que un niño hace un berrinche son:


  • Necesitan expresar una emoción: frustración, ira o inclusive tristeza cuando él o ella no tiene una manera saludable de expresarla.
  • Desea obtener algo, como la atención de sus padres.
  • Quiere evitar hacer algo que él o ella necesita hacer.

Lo cierto es que cuando nuestros hijos pasan por un berrinche, en ese momento quieren ser escuchados y demostrar ante todos lo frustrados que están. Y al igual que nosotros pueden sentir tristeza y vergüenza.

Como lo hemos dicho antes, a esta edad su uso del lenguaje es limitado, conocen pocas palabras y no pueden expresar lo que les pasa. Es hasta los cuatro años que pueden comunicar con palabras lo que están sintiendo.

Otra cosa que sucede es, que los niños no entienden el concepto de tiempo. En ellos hay una sensación de urgencia sobre sus necesidades y deseos. Si quieren algo, debe ser ahora. En estas etapas nuestra tarea como madres es de enseñarlos a ser pacientes, a esperar su turno, y ayudarlos a entender que también hay rutinas.

Por último, están explorando el mundo y comienzan a actuar de manera individual, por lo que sus emociones son muy intensas y no saben qué hacer con ellas.

¿Cómo prevenimos un berrinche? Enseñemos a nuestro hijo a expresar sus emociones, hay que ayudarlo a describir su estado de ánimo, debemos escucharlo antes de que se salgan de control.

Abre tu corazón cuando el berrinche se manifiesta en público, lo más sano es alejarte y llevarlo a un lugar donde se pueda desahogar tranquilo. No le des o cedas a lo que está pidiendo, esto a la larga puede convertirse en su mecanismo para obtener lo que él quiera.  Mantén la calma y no pierdas los estribos, si le gritas eso puede asustarlo más.

Ten en cuenta que no lo hace para hacerte sentir mal, recuerda que estos desaparecerán a medida de que vaya madurando. Al final, un abrazo le ayudará a entender que estarás ahí para ayudarlo y lo harás sentir seguro.

Cuéntanos… ¿Cómo actúas ante un berrinche de tus hijos?

Con información de:

https://www.psicoactiva.com/blog/rabietas-pataletas-se-originan-manejarlas/


¿Qué opinas? ¿Tienes dudas?

¡Sigue la discusión en Corazón de Mamás!

Conversaciones
Artículos Recomendados