Braxton Hicks: tu cuerpo se prepara para el parto

hace 4 años | por Editorial Corazón de Mamás
Categoría: Salud física
Tags: contracciones, parto

0

0

A partir de la segunda mitad del embarazo, tu cuerpo comienza a prepararse para el parto y sentirás algunas contracciones, llamadas Braxton Hicks. No solo papá y mamá deben estar listos para el parto, el cuerpo de mamá es muy sabio y comienza a prepararse a su manera. El Dr. John Braxton Hicks, de ahí su nombre, describió por primera vez en 1872 estas contracciones, muy comunes a partir de la semana 20 del embarazo, donde el útero comienza a prepararse para el parto, con esta serie de “ejercicios previos”. Por lo general, duran unos 20 segundos y la embarazada percibe claramente cómo su abdomen se endurece y se tensa. Si bien pueden llegar a ser incómodas, no vienen acompañadas de dolor. Aunque todas las mujeres las experimentan, algunas no las perciben. Para las últimas semanas del embarazo y sobre todo en los días previos al parto, estas se vuelven más frecuentes y más molestas.

Las Braxton Hicks son diferentes a las contracciones de parto y para diferenciarlas es muy simple. Todo radica en la frecuencia. Las de parto suelen ser regulares y se repiten cada 2 o 3 minutos. Además, son más largas: entre 90 y 120 segundos. También suelen ser dolorosas, mientras que las otras no.

¿Qué hacer para aliviar las molestias? Generalmente con cambiar de posición es suficiente. También puedes probar a hacer estiramientos leves, dar una pequeña caminata o recostarte un poco. Un baño con agua tibia suele ser muy efectivo. También puedes aprovechar y poner en práctica los ejercicios de relajación y respiración que hayas aprendido en tu curso psicoprofiláctico o pre-parto.

Otro punto a tener en cuenta es que las Braxton Hicks suelen ser un signo de alerta cuando se presenta una deshidratación. Así que debes tener cuidado con tu consumo de agua. Tomar abundante agua también puede ayudar a calmarlas.

¿Cuándo llamar al médico?

Generalmente debes estar lista para tu fecha de parto, a partir de la semana 36. Las contracciones se vuelven una alerta si tu embarazo no llega aún a la semana 37 y si se vuelven frecuentes, rítmicas o dolorosas. También debes estar pendiente de otros posibles signos de parto prematuro. Si eres primeriza, consulta con tu médico cuáles pueden ser estos signos y ten a mano un teléfono para localizarlo, en caso de emergencia.

Además de los aspectos mencionados anteriormente, si alguna de las siguientes escenarios se da, debes llamar inmediatamente a tu ginecólogo o médico tratante:

  • Cualquier sangrado o hemorragia vaginal
  • Flujo vaginal de mal olor, con un poco de sangre, o en gran cantidad. Recuerda que durante el embarazo y durante las últimas semanas se da un aumento normal del flujo incoloro y sin ningún olor
  • Dolor o ardor al orinar
  • Fiebre
  • Diarrea
  • Cólicos o molestias similares a las que se dan durante la menstruación
  • Tirones y dolores en la ingle o en la espalda

¿Qué opinas? ¿Tienes dudas?

¡Sigue la discusión en Corazón de Mamás!

Conversaciones
Artículos Recomendados