Cómo estimular el habla y el vocabulario en casa

hace 3 años | por Editorial Corazón de Mamás
Categoría: Educación
Tags: estimulación, lenguaje oral, habla, vocabulario, música

6

0

Tras el nacimiento de un bebé, sus padres se emocionan tremendamente con los primeros balbuceos, llanto y sonrisas, que son las primeras expresiones orales. Tras unos meses, el niño comenzará a decir sus primeras palabras, generalmente, papá y mamá y más o menos para los dos años, el niño deberá poder expresarse de manera oral, aunque probablemente aún le falte terminar de desarrollar algunos aspectos, como el vocabulario. Aunque no todos los niños tienen un lenguaje oral fluido al mismo tiempo, es importante que observes su desarrollo, para saber si hay algún problema.

Además, en casa, los padres, cuidadores y personas cercanas pueden, a partir de pequeñas acciones, estimular su lenguaje oral. Corazón de Mamás te da algunas ideas de cómo hacerlo.

Habla correctamente. No olvides que los niños lo imitan todo. En cuanto al habla, ellos imitarán la manera en la que lo haces e incluso las expresiones que se utilizan habitualmente en casa. Es importante no hablar a media lengua o con “lenguaje de bebé”. Hazlo cariñosa pero clara y correctamente. En un comienzo utiliza palabras e instrucciones cortas y de fácil entendimiento: ven, toma, etcétera. Paulatinamente ve incrementando el vocabulario.

Pequeños ejercicios de los órganos fonadores. Además de la boca, también interviene la respiración. Cualquier actividad que ejercite estas partes del cuerpo ayudará a tener un mejor desarrollo del habla: mandar besos, hacer trompetillas, soplar, hacer expresiones faciales –reir, llorar, mostrar sorpresa–, imitar sonidos, etcétera.

Narra la vida diaria. Así el bebé no pueda responder, cuéntale, a partir de frases cortas, cosas de la vida cotidiana: “mamá baña al bebé”, “bebé toma agua”, “vamos al parque”. Esto ayudará a que el niño vaya asociando palabras y frases con objetos de su cotidianidad. Háblale todo lo que puedas.

Cantar, contar… Las canciones, los cuentos cortos, los versos, las adivinanzas y los trabalenguas estimulan no solo el lenguaje oral, sino también la memoria. Al comienzo será una actividad exclusiva de mamá o papá, a partir de los dos años, podrán usarlos para interactuar con los niños.

Preguntas con distintas posibilidades de respuesta. Procura interactuar con el niño con diversos tipos de pregunta, evita las que la respuesta sea sí o no. Esto ayudará a que el niño necesite encontrar la manera de contar cómo experimenta el mundo, cómo le va en la escuela, etcétera.

Anímalo a pedir las cosas. Si el niño pide las cosas señalándolas, o si tiene palabras alternativas para referirse a ellas, intenta pedirle cariñosa y respetuosamente que te las pida de manera verbal. Puede ser que en un comienzo no tengas mucho éxito, pero paulatinamente verás cómo va sintiendo la necesidad de comunicarse.

Respeta sus tiempos y corrige  con cariño. Cada niño es un mundo y no todos hablan tanto o tan pronto. Si tienes dudas, consulta con tu pediatra si es necesario pedir ayuda especializada, muchas veces los problemas de habla están ligados con problemas de oído. Si el niño habla de manera incorrecta, no desesperes, corrige con cariño.


¿Qué opinas? ¿Tienes dudas?

¡Sigue la discusión en Corazón de Mamás!

Conversaciones
Artículos Recomendados