Cómo realizar una autoexploración de mamas

hace 4 años | por Editorial Corazón de Mamás
Categoría: Salud física
Tags: Cáncer, prevención, mamas, senos

0

0

El autoexamen de mamas o senos se trata de una pequeña revisión que las mujeres pueden realizar en la intimidad de su casa para buscar cambios o problemas en el tejido mamario. Realizarlo disciplinadamente puede ayudar en la detección de un posible cáncer de mama. Sin embargo, la American Cancer Society afirma que no existe un consenso sobre los beneficios del autoexamen, pues las mujeres que se encuentran masas o deformaciones lo hacen, en su mayoría, realizando actividades normales como bañarse o vestirse. Es importante consultar con el médico tratante o ginecólogo al respecto de este tema.

¿Cómo hacerlo?

Elige un día concreto de tu ciclo menstrual. Generalmente se recomienda que suceda 5 a ocho días después del periodo. En estos días, los pechos no están tan sensibles por el ciclo menstrual. Si ya estás en la menopausia o eres muy irregular, elige realizarlo el mismo día de cada mes.

Ponte frente a un espejo y observa detalladamente tus pechos. Busca si hay algún cambio: piel enrojecida, alguna secreción del pezón, hinchazón, depresiones u hoyos en la piel, desviaciones del pezón, úlceras, piel seca y levantada especialmente en la areola.

Busca diferencias entre un pecho y el otro: en cuanto al tamaño, en la forma del contorno de los pezones o de la piel. Se recomienda hacerlo en dos posiciones: con las manos en la cintura y con las manos atrás de la cabeza.

Recuéstate, pon la mano derecha bajo la cabeza y con las yemas de los tres dedos centrales de la mano izquierda juntos, realiza palpaciones: concéntricos o espirales desde la periferia hasta el pezón, en el sentido de las agujas del reloj; verticales o en zigzag de arriba hacia abajo hasta cubrir toda el área del seno; desde el pezón hacia la periferia, cubriendo toda el área del seno, como si estuvieras trazando los rayos de un sol.

Revisa la axila realizando movimientos circulares, buscando bultos o masas. Una vez terminas con el seno derecho, cambia la mano y verifica el otro.

Verifica durante el mes que tu pezón no secrete líquido. No es necesario apretarlo, simplemente verifica que tus sostenes y ropa no se manchen, que el líquido no tenga olor o sangre.   

Otra opción es realizar el examen en la ducha. Con las manos ligeramente enjabonadas, realiza los mismos movimientos del examen descrito anteriormente, solo coloca el brazo detrás de la cabeza. Revisa primero un seno, luego cambias el brazo y revisas el otro.

Anexo a este examen, es importante que todas las mujeres, especialmente las que tienen una vida sexual activa, se realicen exámenes periódicos con su ginecólogo. Las mujeres mayores de 40 años, deben realizarse también una mamografía anual, con la intención de detectar tempranamente cualquier problema.


¿Qué opinas? ¿Tienes dudas?

¡Sigue la discusión en Corazón de Mamás!

Conversaciones
Artículos Recomendados