Contacto piel con piel con papá, beneficios e importancia

hace 4 años | por Editorial Corazón de Mamás
Categoría: Salud física
Tags: Contacto piel con piel, papá, vínculo afectivo, cesárea, método canguro

0

8

La imagen de un papá que proveía exclusivamente pero que no se involucraba en muchos aspectos de la crianza ha cambiado. De un tiempo para acá es cada vez más frecuente tener a papás participativos, entregados y conectados con sus hijos y con su familia. En muchas ocasiones, este contacto comienza desde el embarazo: acompañan a la mamá a las clases prenatales, entran al parto, cortan el cordón umbilical, etcétera. En algunos casos, los hospitales permiten que los padres tengan contacto piel con piel muy temprano con los bebés, sobre todo cuando mamá por alguna razón no puede hacerlo.

Por ejemplo, tras una cesárea, las mamás necesitan un tiempo de recuperación que generalmente ocurre en una sala apartada del bebé. Si bien lo ideal es que hayan estado en contacto en la sala de operaciones e incluso que hayan tomado pecho en la llamada hora sagrada, ese rato posterior puede ser aprovechado por papá para tener contacto piel con piel. Esto puede traer muchos beneficios, tanto de corto como de largo plazo.

Para el bebé

  • Regula mejor su temperatura y respiración
  • Disminuye el riesgo de contraer infecciones
  • Mejora el sueño
  • Reduce el estrés posparto y el llanto
  • El bebé se siente bienvenido y esto facilita su adaptación a la vida exterior
  • Facilita la lactancia
  • Fortalece el sistema inmunológico

Para el padre

  • Se sentirá útil y parte del proceso de crianza
  • Establece un vínculo afectivo especial con sus hijos

Durante estas primeras horas, el bebé experimentará muchos cambios. Estar cerca de sus padres evita que el bebé segregue cortisol, la hormona de la agresividad. De ahí la importancia de este contacto, también conocido como Método Canguro. El contacto piel con piel, estimula la producción de oxitocina, la hormona del amor y del bienestar.

¿Cómo se hace?

Tras llevar a la mamá a la sala de recuperaciones, el bebé será puesto sobre el pecho desnudo de papá, quien estará sentado. El bebé tendrá puesto un gorro y un pañal, nada más, y será posicionado de forma semivertical. Su espalda estará cubierta por una manta.

Es normal que algunos papás se sientan nerviosos en un comienzo, pero pronto encuentran que se sienten relajados. El vínculo emocional ya está estableciéndose y el beneficio del contacto piel con piel es el mismo, excepto porque papá no puede lactar.

Si los médicos no les ofrecen esta opción de entrada, pregunten si es posible.


¿Qué opinas? ¿Tienes dudas?

¡Sigue la discusión en Corazón de Mamás!

Conversaciones
Artículos Recomendados