Crecimiento en tribus, las ayudas están en todos lados.

hace 4 años | por Editorial Corazón de Mamás
Categoría: Vida
Tags: Vida, Mujer, Salud mental, Ayuda, Crianza

0

0

Reza un proverbio africano “Para criar a un niño, hace falta una tribu” y tiene mucho sentido, pensemos que cuando nos convertimos en madres pasamos por cambios corporales, el parto, luego el puerperio, la etapa de adaptación y qué decir de las horas a solas con nuestro bebé, tratando de equilibrar los deberes de la casa, el cocinar, la limpieza, intentando de vez en cuando un momento de descanso, sin olvidar que tal vez debamos regresar al trabajo.

La verdad, hay momentos muy difíciles donde podemos también deprimirnos un poco. Y la crianza en tribus es una buena manera de afrontar los desafíos de la maternidad, esta práctica es ancestral y trae muchos beneficios tanto a las madres como a los hijos que llevan una vida activa.

Las tribus se construyen desde nuestras familias y núcleos sociales, es decir; tal vez tenemos un herma@,  un(a) prim@ que tienen un hij@s de la misma edad de nuestros hijos y tengamos también una buena amistad con las mamás de la escuela, o de la clase de ballet o del karate. El hecho de coincidir en la escuela o actividades, da la pauta crear nuevos lazos de amistad y por supuesto Corazón de Mamás está creado como un refugio donde puedes encontrar y construir tu propia tribu.

Una madre que ha creado o encontrado su tribu es más relajada y segura, cosa que tiene el mismo efecto en sus hijos, porque en ese tiempo pueden compartir, espacios, anécdotas, temores, dudas y todas las inquietudes de la crianza.

Una tribu busca coordinarse en el día a día, para ayudarse mutuamente por ejemplo; pasar por los niños a la escuela, cuidar a los pequeños un par de horas mientras regresamos del trabajo, apoyarse en las tareas de la escuela, busca crear estrategias para mejorar el comportamiento de los niños, ya sea en la escuela o en la casa, busca puntos de reunión, programan paseos o campamentos.

Tu tribu puede ser tan grande como lo necesites, si tienes a tus hijos con actividades por la tarde, y tienes la suerte de encontrar algún instructor o maestro, que te ofrezca ayuda para motivar a tu pequeño, tómala. No sólo estarás dándole formación, recreación  y energía positiva a través de la disciplina, sino también le ayudará a reforzar su autoestima, mejorará su comportamiento en casa y desempeño en la escuela.

Por qué es tan importante y bueno crear tribus, porque te ayuda a reconocerte a ti y a tu hijo desde un punto de vista más amplio, te ayudará a llevar la crianza de una manera más relajada, de manera más positiva.

El convivir en tribu es una vieja y nueva forma de criar a nuestros hijos tejiendo redes de apoyo, donde podemos hacer un intercambio de valores y puntos de vista, puede aportar positivismo al saber que hay un grupo de contención donde podemos ver a nuestro hijos crecer día a día.

¿Tienes una experiencia de crianza en tribu? Compártela.


¿Qué opinas? ¿Tienes dudas?

¡Sigue la discusión en Corazón de Mamás!

Conversaciones
Artículos Recomendados