Cuidados dentales en el embarazo

hace 4 años | por Editorial Corazón de Mamás
Categoría: Salud física
Tags: Dientes, salud bucal, embarazo, caries, gingivitis, prematuros, bajo peso

0

0

Las abuelas decían que cada embarazo costaba un diente. Si bien esto no es del todo cierto, sí existen cuidados especiales que deben tenerse durante el embarazo con la salud bucal, no solo con los dientes sino también con las encías.

Algunos de los síntomas que puedes estar experimentando son: más sarro, encías sensibles e inflamadas, encías que sangran con el cepillado, boca seca, entre otros. Esto sucede por los cambios hormonales, que alteran la flora bacteriana propia de la boca, y por el aumento en el flujo sanguíneo.

Si notas muy inflamadas tus encías, es probable que estés padeciendo gingivitis, que es una infección muy frecuente durante el embarazo. Debes consultar con tu odontólogo, pues está relacionado con partos prematuros o bebés con bajo peso al nacer. Algunos de los factores de riesgo para padecerla son: diabetes, embarazos en edades avanzadas o consumo de tabaco.

Otro de los problemas frecuentes es la aparición de caries, pues los cambios hormonales hacen que la placa bacteriana actúe con más fuerza en los dientes y encías. Además, existen cambios en el ph de la saliva, por un aumento en el consumo de azúcar o la aparición de vómitos, que también contribuyen en este aspecto.

Cuidados

  • Cepillarse los dientes después de cada comida
  • Evitar cepillos con las cerdas muy rígidas, para evitar que sangren las encías
  • Usar hilo dental
  • Consultar con el dentista periódicamente
  • Si el doctor lo solicita, usar enjuagues bucales o solicitar una aplicación de flúor
  • Llevar una dieta reducida en azúcar y alta en calcio, vitaminas y proteínas
  • Hidratación constante

Antes de visitar al odontólogo, consulta tus dudas con el ginecólogo o el médico que lleva los controles de tu embarazo. Él te dará luces sobre los tratamientos que puedes necesitar, te dirá qué tipo de radiografías pueden hacerte, te orientará sobre los medicamentos y anestesias, aunque la mayoría son compatibles con el embarazo. Lo ideal es que cualquier tratamiento dental se realice previamente y que haya una consulta de rutina más o menos a la mitad del embarazo, si es que no hay ninguna novedad antes. Es importante hacerle saber al dentista del estado de embarazo, para que los medicamentos, tratamientos y anestesia utilizada sean compatibles. Después del nacimiento, también se recomienda una revisión.


¿Qué opinas? ¿Tienes dudas?

¡Sigue la discusión en Corazón de Mamás!

Conversaciones
Artículos Recomendados