Dientes chuecos, dobles o, apiñados

hace 4 años | por Editorial Corazón de Mamás
Categoría: Salud física
Tags: Ortodoncia, Salud dental, Tratamiento, Revisiones periódicas

0

0

El tener los dientes alineados reduce la posibilidad de sufrir enfermedades periodontales, (de las encías). Ya que hace más fácil la limpieza de los dientes, especialmente de los espacios interdentales (autoclisis, autolimpieza)

Podemos detectar fácilmente los  problemas de dientes chuecos, dobles, o apiñados a partir de los 6 años. Estos casos pueden presentarse al mudar los dientes de leche por los  definitivos que normalmente inicia por los incisivos inferiores para seguir con los incisivos superiores.

En este proceso los dientes permanentes que están bajo las raíces de los dientes de leche van formándose poco a poco, empezando por la corona para seguir con la raíz. A medida que se va formando la raíz, ésta ocupa más espacio y va reabsorbiendo la raíz del diente de leche, hasta que llega un momento que este se queda agarrado solo por la encía hasta que cae.

Los problemas dentales que estamos abordando en Corazón de Mamás tienen las siguientes características:


Maloclusión (dientes chuecos)

Ocurre cuando el engranaje del maxilar superior y de la mandíbula inferior o la posición de las piezas dentales no cumple ciertos parámetros que consideramos normales. Puede generar problemas de caries, problemas gingivales, estéticos, fonéticos y de articulación mandibular.

Fusión dental (dientes dobles)

Es una anomalía del proceso formativo, en la que dos gérmenes dentarios primitivos se unen por la dentina.  Obteniendo un diente que puede ser de tamaño normal o mayor. En ocasiones incluso pueden compartir la cámara pulpar, aunque generalmente los dientes fusionados presentan dos cámaras pulpares.

Los especialistas señalan que estas anomalías afectan entre un 0.1 y un 2.5 por ciento a la población infantil.

Dientes apiñados

Se definen como cualquier irregularidad de los incisivos. Se caracterizan por presentar dietes girados, amontonados o mal colocados debido a la falta de espacio en la mandíbula o el maxilar.

Ahora bien por qué es importante tratar estos problemas. Porque los dientes bien alineados también reducen las posibilidades de sufrir bruxismo, es decir cuando apretamos los dientes de manera inconsciente, por ejemplo cuando dormimos. Al hacerlo se genera un desgaste en los dientes, que puede tener muchas consecuencias negativas para todo el sistema masticatorio.

Los dientes checos suelen complicar la higiene dental y facilitar la aparición de gingivitis. Por lo que los dientes bien alineados también minimizan la acumulación de placa en las piezas dentales y son una herramienta de prevención de la caries.

Cuando los dientes están sanos, podemos tener la seguridad de estar bien alimentados, porque se mejora la deglución, la digestión y fonación.

Si sospechas que tus hijos pequeños pueden estar sufriendo alguna condición de este tipo, te sugerimos agendar una cita con tu dentista. Actualmente hay tratamientos preventivos para corregir estos problemas, sin olvidar que tener los dientes alineados, es una cuestión de estética que fortalece la seguridad y autoestima.

Corazón de Mamás contó con la asesoría del Doctor Roberto Muñiz Garibay. Cirujano dentista egresado de la UNAM. Especialista en Ortodoncia y Ortopedia Maxilar.


¿Qué opinas? ¿Tienes dudas?

¡Sigue la discusión en Corazón de Mamás!

Conversaciones
Artículos Recomendados