El ABC de las posiciones para amamantar

hace 4 años | por Editorial Corazón de Mamás
Categoría: Vida
Tags: lactancia, posiciones, almohadas, leche materna

1

1

Llegó el momento y debes estar cómoda y confiada en que conseguirás una lactancia exitosa. En los primeros momentos es difícil saber hasta dónde lo estás logrando, pero no te angusties. Una de las cosas más importantes para mejorar el estímulo y la producción de leche es la comodidad de mamá y bebé. En un comienzo, es importante concentrarse y tener un lugar donde no haya tantos estímulos alrededor. Ten a mano lo que puedas necesitar: agua, tu teléfono, etcétera.

Lo primero que debes hacer es sentarte o recostarte, la espalda debe estar bien apoyada y los pies en una posición cómoda, ligeramente levantados. Utiliza todas las almohadas que necesites para que tu espalda esté soportada y tus brazos estén apoyados y no te canses de tener cargado al bebé. Para este fin son muy útiles los cojines de lactancia.

También deberás encontrar una posición cómoda para los dos, lo que garantiza una buena transferencia de leche, también es importante que el agarre sea el correcto para evitar que tus pezones se maltraten. Recuerda, la lactancia no debe ser dolorosa. Un bebé está bien prendido cuando se logra que el pezón entre muy adentro de su boca: el lugar donde se unen el paladar blando, con el paladar duro. Para lograr esto, existe la llamada “técnica de la hamburguesa”, que te explicaremos paso a paso y que debes utilizar, sin importar la posición para amamantar que elijas:

  • Cargar al bebé con una sola mano, con la otra mano toma tu pecho, con los cuatro dedos abajo y el pulgar arriba (formando una letra “C”).
  • Acerca al bebé completamente volteado hacia la madre (No debe verse su abdomen, abdomen con abdomen).
  • Roza labio superior con el pezón, el bebé abrirá la boca.
  • Una vez esto sucede, debes introducir el pezón completo, apóyalo primero en el labio inferior y luego debe entrar completo y la mayor parte de la areola. Básicamente lo que tú haces cuando comes una hamburguesa.

Luego, encárgate de la posición. Corazón de Mamás te presenta las más comunes. Elige las que más te acomoden, dependiendo de la situación en la que te encuentres y la hora del día.

  • Acunada: La más común. El bebé queda completamente frente a ti, con la cabeza apoyada en tu antebrazo. Debe estar de lado, con el abdomen pegado al tuyo, ya que no debe voltear su cabeza para comer. El brazo inferior del bebé debe quedar rodeando tu cintura.
  • Cruzada: Es básicamente la posición acunada, solo que tus brazos los usarás al revés. El brazo con el que sostenías al bebé, ahora lo usarás para sostener el pecho y hacer “la hamburguesa”. El brazo con el que sostenías al pecho, ahora lo usarás para sostener al bebé. En tu antebrazo debe quedar la espalda del bebé y tu mano debe quedar en su nuca, tus dedos deben sostener la cabeza y cuello del bebé.
  • Balón de fútbol americano o Sandía: Se trata de poner al bebé como quien carga un balón de americano o una sandía. Se pone una almohada junto a tu cadera, del lado del seno del que vas a amamantar. Los pies del bebé deben quedar hacia tu espalda. Sobre tu antebrazo quedará la espalda del bebé y tu mano bajo su nuca. Con la otra mano debes hacer la hamburguesa. Esta técnica es muy cómo tras una cesárea, para mujeres con los pechos muy grandes o para quienes tienen los pezones agrietados.
  • Recostada de lado: Tú te acuestas de lado en la cama, pon almohadas para sostener bien tu cabeza y espalda y pon una en medio de las rodillas. El bebé se acuesta frente a ti y su espalda descansa en tu antebrazo.
  • Recostada boca arriba: Debes estar recostada a 30º de inclinación. El bebé estará recostado sobre ti. La tendencia actual es dejar que los bebés busquen y se prendan solos al pecho, pero esto no siempre se logra y deberás ayudarle para no lastimar tus pezones.

Además de la posición cómoda, puedes ver otros signos que te dicen que tu lactancia está siendo exitosa: Hay un ritmo de succión de tu bebé, escuchas que el bebé traga (esto pasa después de algunos días de nacido), las manos y brazos de tu bebé están relajados, tu pecho se ablanda conforme va pasando la toma, entre otros.


¿Qué opinas? ¿Tienes dudas?

¡Sigue la discusión en Corazón de Mamás!

Conversaciones
Artículos Recomendados