El Baby Led Weaning o que tu bebé coma por sí solo

hace 3 años | por Editorial Corazón de Mamás
Categoría: Comida
Tags: Destete, alimentación complementaria, Baby Led Weaning

5

4

De un tiempo para acá se ha vuelto muy popular una modalidad para introducir a los bebés a la alimentación complementaria, llamada en inglés “ Baby Led Weaning”, que en español quiere decir algo así como “destete dirigido por el bebé” o “alimentación complementaria guiada por el bebé”. La idea de este método es que los padres pongan al alcance de los niños alimentos nutritivos, variados y balanceados, para que el bebé elija qué y cuánto comer.

Este método fue establecido por la nutricionista Gill Rapley, quien también trabajó como directora adjunta de la Iniciativa de Hospitales Amigos de los Niños (IHAN) en el Reino Unido, en su libro “Baby Led Weaning”, traducido al español como “El niño ya come solo”. La base es que los padres ofrezcan a los niños, en un comienzo, alimentos que sean fáciles de masticar y que formen parte de la dieta familiar. Así, por imitación, los niños sienten que están comiendo lo mismo que el resto de su familia y son menos propensos a rechazar ciertos sabores o texturas. Rapley afirma que de esta manera la transición de la leche a la comida sólida se hace de una manera natural.

Aunque el método se ha popularizado mucho, genera muchas dudas en los padres. Sobre todo en temas relacionados con el atragantamiento. Aunque este método requiera una vigilancia constante, afirma que si el niño ya es capaz de mantenerse sentado y tomar los alimentos con sus propias manos, tendrá la capacidad de masticarlos (aunque no tenga dientes) y de deglutirlos. En los primeros momentos, Rapley afirma que es mejor empezar con trozos grandes de comida, así el bebé chupará o roerá lo que sobresale de sus puños y no podrá atragantarse. Los alimentos perfectos en esta etapa suelen ser la manzana, la pera, el plátano, el brócoli o las papas.

Ventajas

  • Se afirma que los niños aceptan mejor los sabores y las texturas, pues experimentan mejor con los alimentos que si son administrados por un adulto.
  • Los niños mantienen el esquema de alimentación por demanda, comen la cantidad que sus cuerpos piden y eligen el alimento que más les apetece en el momento.
  • Se estimula su curiosidad, pues al variar el menú, ellos pueden elegir nuevas cosas.
  • Al comer cosas por separado, distinguen mejor los sabores que en una papilla.
  • Para los padres es una facilidad, ya que no hay que preparar alimentos especiales para los bebés, ya que la idea es que se comparta dieta con los pequeños.

Desventajas

  • No todos los alimentos pueden ser administrados de esta manera.
  • El nivel de suciedad de este método es grande. Los padres que elijan este método deben estar preparados para cambios de ropa y dinámicas de limpieza constante.
  • En algunos casos, es normal que los papás sientan desconfianza. En lo que los niños aprenden es normal que hagan arcadas o que sientan que los niños se atragantan. Ante la duda, siempre es mejor consultar con el pediatra.

Y tú, ¿te animarías a probar este método? ¿cuál ha sido tu experiencia? Nos encantaría saber tu opinión en Corazón de Mamás.


¿Qué opinas? ¿Tienes dudas?

¡Sigue la discusión en Corazón de Mamás!

Conversaciones
Artículos Recomendados