El ahogamiento seco o secundario. Qué es y cómo detectarlo

hace 4 años | por Editorial Corazón de Mamás
Categoría: Salud física
Tags: Natación, nadar, ahogamiento seco, ahogamiento secundario, respiración

0

0

Casos recientes, sobre todo en Estados Unidos, han prendido las alarmas sobre el ahogamiento seco o secundario, que son los que se dan tiempo después de que se ha estado en el agua. Ambos tipos se pueden producir por inhalar agua a través de las vías respiratorias. Cuando es seco, el líquido se aloja en las cuerdas vocales causando un espasmo e impidiendo la respiración. El secundario, por su parte, sucede cuando el agua entra a los pulmones, donde se acumula generando una obstrucción respiratoria que puede conducir a la muerte. Es decir que hay una reacción física retardada. Cabe aclarar que es un suceso poco frecuente.

Generalmente los síntomas del ahogamiento seco se producen en el instante, mientras que los del secundario pueden ser más tardíos, se conocen casos con una semana de diferencia.

Los síntomas de alerta son confusos, pero suelen incluir problemas respiratorios, tos continua, somnolencia, irritabilidad, dolor en pecho o espalda y vómitos. El problema es que suelen relacionarse con el cansancio propio de un día con mucha actividad física o con problemas estomacales.

Se recomienda que siempre que un niño haya sufrido un ahogamiento, por más que recupere pronto la conciencia, sea llevado a un centro hospitalario. Generalmente en estos casos, la extrema precaución puede salvar vidas. Además, para prevenir accidentes, se recomienda enseñar sobre los peligros del agua; clases de natación desde edades tempranas, extremar la vigilancia y evitar los juegos violentos en y alrededor del agua.

Dos casos recientes

El caso reciente más viral es el del niño Frankie Delgado, de 4 años, quien estuvo nadando en la zona de diques de Texas City, en junio de 2017. Una semana después, presentó diarrea y vómitos y comenzó a recuperarse de lo que parecía una gastroenteritis. La última noche, según su padre, se levantó gritando de la cama quejándose de dolor en los hombros. Aunque fue llevado de emergencia al hospital, no hubo nada qué hacer: el niño murió por ahogamiento secundario, pues sus pulmones estaban llenos de líquido, según contó su padre, Francisco, al periódico “The Daily Mail”.

Los padres de Frankie han hecho una campaña mediática que ya comienza a salvar vidas. Garon Vega, en Colorado Estados Unidos, tras escuchar la historia de Delgado, se percató que su hijo de dos años tenía los síntomas de ahogamiento secundario. Lo llevó de emergencia al hospital donde los médicos lo felicitaron pues, de no haber recibido atención inmediata, el niño no habría sobrevivido la noche. “Siento que me tengo que poner en contacto con los padres de Frankie y decirles, no sé con qué palabras, que su hijo ha salvado la vida del nuestro” cuenta Vega, al canal de televisión ABC.


¿Qué opinas? ¿Tienes dudas?

¡Sigue la discusión en Corazón de Mamás!

Conversaciones
Artículos Recomendados