El porteo y la importancia del contacto con mamá

hace 4 años | por Editorial Corazón de Mamás
Categoría: Vida
Tags: porteo, fulares, portabebés, cargadores ergonómicos

0

0

El porteo es un sistema para llevar a nuestros bebés que asegura un contacto constante entre el bebé y el porteador, que generalmente es mamá. Aunque se ha puesto muy de moda, este sistema es una forma ancestral de transporte de bebés, las carriolas o coches son un invento reciente. Varias especies de mamíferos practican el porteo, como los canguros.

Algunos de los beneficios para los bebés que son porteados son: más seguridad, por lo cual lloran menos y duermen mejor; tienen un buen desarrollo psicomotor, ya que la postura y el balanceo ayudan a tener un mejor equilibrio; menos cólicos y gases más fáciles de sacar; mejor autorregulación de su organismo (frecuencia cardíaca, temperatura, sueño, etcétera), además de un sistema inmunológico más fuerte.

Los porteadores, o quienes llevan al bebé, también disfrutan de ciertos beneficios: principalmente, las manos libres para poder hacer otras actividades sin dejar de estar con el bebé. Los cargadores de bebés reparten bien el peso, por lo que son muy cómodos y fortalecen los músculos de la espalda. Además, se fortalecen los vínculos, lo que beneficia la producción de oxitocita y prolactina, dos hormonas necesarias para la crianza y la lactancia. El porteo tiene un efecto positivo en la prevención de la depresión posparto, además de incrementar el sentimiento de seguridad.

Llevar al bebé cerca crea un sentimiento de unión entre padres e hijos. No hay límite de edad o peso para el bebé porteado. La principal condición es usar un portabebés que sea ergonómico: fulares, portabebés o canguros, mei tai, etcétera. Para saber cuál es la posición correcta para el bebé, debes tener en cuenta los siguientes puntos:

  • La columna vertebral del bebé debe estar recta. Para mantener esta correcta postura, el bebé irá siempre mirando al portador, ya que si mira hacia fuera no mantenemos una buena postura de la espalda.
  • Las piernas deben estar flexionadas abiertas a 90º. Favoreciendo la posición de “ranita” o de "M". Las rodillas deberán estar más altas que la colita del bebé.
  • Si es muy bebé y aún no sujeta la cabeza, deberemos subir más las piernas y usar un portabebés que cubra la cabeza.

Generalmente, los recién nacidos (hasta los tres meses) van sujetos hasta la cabeza, contra el pecho del porteador. Debe verificarse que la nariz y boca del bebé no queden obstruidos ni por el porteador, ni por la tela. Los bebés de tres a ocho meses quedarán sujetos hasta el cuello, y de ocho meses en adelante irán sujetos hasta los hombros.

En cuanto a los portabebés nos centraremos en los que cumplen con los requisitos para no dañar la salud de tu bebé, ya que en el mercado se encuentran muchos cargadores que traen problemas. En el mercado encontrarás cuatro tipos de cargadores ergonómicos:

  • Bandoleras: son una tela larga (2m x 70cms aprox) que tiene dos anillos en uno de sus extremos. El peso recae en el hombro y en la espalda, por lo que se recomienda usar por tiempos cortos. Es muy útil durante la lactancia.
  • Fulares: Los de tela no son otra cosa que una tela muy larga a la que se le pueden hacer diferentes nudos, dependiendo de la necesidad. Para usarlos es necesario saber las técnicas de anudamiento, ya que deberás hacerlo con el bebé en brazos. Existen también los elásticos, que se pueden anudar antes de poner al bebé y mantener los nudos después de usado. La desventaja de estos es que la capacidad máxima es de 10 kgs.
  • Mei tai: Son de origen asiático, es básicamente un rectángulo de tela con dos tiras arriba y dos tiras abajo, que se anudan a la cadera. Este se puede usar de forma frontal, lateral o en la espalda. Su uso no es muy recomendado en bebés recién nacidos.
  • Mochilas ergonómicas o canguros: Probablemente es el más común, tiene el cuerpo acolchado y tiras ajustables con cierres automáticos. La diferencia con muchos de los que se encuentran en las tiendas, tienen que ver con la postura del bebé. Estas mochilas solo permiten la posición de ranita.

La selección del portabebé dependerá de quién sea el porteador, el clima, etcétera. La parte más importante es que sea ergonómico para garantizar los beneficios de esta práctica.


¿Qué opinas? ¿Tienes dudas?

¡Sigue la discusión en Corazón de Mamás!

Conversaciones
Artículos Recomendados