El sexo y el colecho

hace 4 años | por Editorial Corazón de Mamás
Categoría: Vida
Tags: Colecho, vida de pareja, sexo

0

1

El colecho consiste en la práctica de dormir en la misma cama o en el mismo espacio con los bebés. Aunque era una práctica tremendamente común hasta hace relativamente poco, las familias del siglo XX fueron dejando de lado esta práctica hasta ahora, cuando varias familias han optado por esta práctica y especialistas afirman que si se hace siguiendo ciertas recomendaciones, puede ser beneficioso para la familia. Entre otros, el colecho ayuda al mejor descanso de los padres, estimula una buena lactancia y ayuda en la salud emocional de los niños. Sin embargo, una de las grandes críticas que se le hace a esta práctica es el impacto que tiene en la vida sexual de los padres.

Quienes practican colecho suelen preguntarse, ante esta crítica, qué pasaba en tiempos pasados cuando familias enteras vivían en una misma habitación. En épocas recientes, por ejemplo, los esquimales siguen practicando el colecho, pues los iglús no tienen divisiones por habitaciones. Si el colecho y el sexo no se pudieran compaginar, la humanidad se hubiese extinguido.

Sin embargo, las dudas siguen siendo válidas, por lo que Corazón de Mamás te da algunas ideas para mantener tu vida sexual, si han decidido en pareja practicar el colecho.

  • Un asunto de dos. Es importante entender que la llegada de un nuevo miembro a la familia, sin importar si duerme en el mismo espacio o no, afecta la vida sexual: hay nuevas preocupaciones, más tareas, menos horas de sueño, etcétera. Así que los dos deben ponerse a la tarea: Balanceen las cargas, busquen momentos para estar a solas, para compartir, etcétera.
  • Pueden tener intimidad en la habitación, el bebé seguramente estará durmiendo y no será consciente de la situación. Si se despertara, no entenderá la situación y no se acordará de nada.
  • Creatividad. El sexo no está destinado exclusivamente para la noche o para la cama en la habitación. Cualquier lugar de la casa es bueno, siempre y cuanto sirva para fomentar la relación de pareja.
  • Aprovechen la energía. El cansancio es el peor enemigo de la vida sexual en pareja. Muchas veces no es la falta de ganas o de deseo por el otro, es el exceso de cansancio. No esperen necesariamente a la noche cuando ya están todos cansados y sin energía. A veces los momentos de la siesta matutina o de mediodía del bebé suelen ser los mejores: hay más energía.
  • Aprovechan las manos extra, cuando las hay. Escápense una noche o un fin de semana. Seguro habrá algún familiar o amigo dispuesto a dar una mano.
  • Comunicación. Cuéntense sus expectativas y deseos.
  • No es necesariamente sexo. Es cuestión de pasar un rato juntos, de quererse y sentirse queridos.

¿Qué opinas? ¿Tienes dudas?

¡Sigue la discusión en Corazón de Mamás!

Conversaciones
Artículos Recomendados