Higiene en el bebé... ¿Cómo cambio un pañal y baño por primera vez a mi bebé?

hace 4 años | por Editorial Corazón de Mamás
Categoría: Educación
Tags:  Higiene, Baño, Salud, Seguridad, Aprendizaje

1

2


La higiene del bebé es fundamental en el día a día, y como mamás tenemos que estar preparadas para tener la confianza de tener en todo momento un manejo adecuado de nuestro bebé. Tal vez podemos sentir un poco de temor, pero es importante tener seguridad en una misma.

Si bien es cierto no existe un lugar donde se pueda aprender a bañar y a cambiarle los pañales a tu bebé, muchos hospitales ofrecen esta asesoría a las madres primerizas. Si tienes oportunidad pregunta a la jefa de enfermeras o tu doctor, la posibilidad de que recibas esta instrucción antes de irte a casa.

Si no fue posible lo anterior Corazón de Mamás te dice algunos aspectos que deberás tomar en cuenta a la hora del baño.  Aunque puede ser diario desde el nacimiento, no debe durar mucho. Te darás cuenta que al principio solo bastarán unos minutos, podrás prolongarlo a medida que vaya creciendo.

A la hora del baño considera los siguientes puntos:

  • Elige el momento más tranquilo del día tanto para ti como para tu bebé.
  • Debes tener a la mano todo lo que necesitas; jabón, esponja, champú, toalla, pañales,  muda de ropa, termómetro para la bañera.
  • No es necesario llenar la bañera, bastará con 10 o 15 centímetros.
  • La temperatura del agua debe ser entre (34-36° C). Debes asegurarte de que no queme el agua introduciendo tu codo o el dorso de la mano.
  • Usa jabones recomendados por tu pediatra, utiliza en poca cantidad.
  • Si es niña, limpia la zona entre los genitales y el ano de adelante hacia atrás.
  • Evita tener cerca aparatos eléctricos que puedan caer en el agua, estos pueden causar accidentes muy graves.
  • Nunca dejes solo a tu bebé.
  • Lava su bañera antes y después de utilizarla.

¿Cómo baño a mi bebé?

  • Es importante hablarle mientras lo bañas, y no dejar de sonreír

  • Desnuda a tu bebé, limpia muy bien la zona que está en contacto con el pañal y envuélvelo en una toalla. Toma tres bolitas de algodón y limpia sus ojos, orejas y carita suavemente.
  • Vamos a lavar, enjuagar, y secar de arriba abajo.

  • Sostenlo con el brazo que mejor te acomode, de forma que la cara interna de tu codo sostenga su cabeza y tus manos lleguen a tocar sus nalgas. Inclínalo sobre la bañera y, con la mano libre lávale la cabeza con una mínima cantidad de champú, enjuágalo bien y seca el exceso de humedad.
  • Una vez lavada la cabeza, sostén los hombros del bebé con una mano, introduciendo los dedos por debajo de las axilas, de modo que su cabeza quede fuera del agua, mientras utilizas la otra mano para lavarlo.
  • Gira cuidadosamente al bebé para lavar su espalda y sus nalgas.
  • Una vez que esté totalmente limpio y bien enjuagado, levanta al bebé con suavidad.
  • Sécalo, y envuélvelo bien para que no tenga frío.
  • Después del baño podemos aprovechar para hidratar bien su piel.
  • Vístelo de arriba abajo para que no pierda calor.

Cambio de pañal

De igual manera ten a la mano todo lo que necesitas, pañales, algodón, aceite de bebé o toallitas húmedas.

  • Limpia delicadamente las partes íntimas del bebé de adelante hacia atrás (nunca al revés, sobre todo en las niñas, para evitar extender las bacterias que podrían provocar infecciones urinarias). Tal vez prefieras levantar las piernas del pequeño, sosteniéndolo por los tobillos para acceder mejor a sus partes íntimas. No te olvides de limpiar los pliegues que se forman en los muslos y las nalgas.
  • Si se trata de un niño, cubre el pene con un pañal limpio durante el cambio de pañales porque la exposición al aire a menudo desencadena la micción (que suele tomarnos por sorpresa).
  • Una vez limpio, sécalo con una toallita y aplica si es necesario pomada o vaselina.
  • Abre el pañal y deslízalo suavemente bajo el cuerpo del bebé mientras le levantas delicadamente las piernas y los pies.
  • La parte de la espalda con las tiras adhesivas debería quedar aproximadamente a la altura del ombligo del bebé. La parte anterior del pañal debe ir hacia arriba, colócala entre las piernas del bebé hasta cubrir su vientre.
  • Cierra las tiras adhesivas alrededor del cuerpo del bebé y ajústalas sin apretarlas demasiado.

Tanto a la hora del baño como en el cambio de pañal nunca dejes desatendido a tu bebé, ni por un segundo. Aún los bebés recién nacidos, pueden tener la capacidad de rodar sobre sí mismos.

Cuéntanos cómo fueron tus primeras experiencias en el cambio de pañal y baño de tu bebé, si conoces una técnica mejor, no dudes en compartirla con nosotros.


¿Qué opinas? ¿Tienes dudas?

¡Sigue la discusión en Corazón de Mamás!

Conversaciones
Artículos Recomendados