Ideas para evitar berrinches en restaurantes y lugares públicos

hace 4 años | por Editorial Corazón de Mamás
Categoría: Entretenimiento
Tags: Restaurantes, Niños, Toddlers

6

0

La frustración suele ser el detonante para que se den los berrinches. Los niños aún no tienen las aptitudes necesarias para expresar y lograr sus deseos, o para lidiar con la sensación de no tener lo que quieren. Los berrinches se dan comúnmente en pequeños entre los 1 y los 4 años de edad, tanto que los padres se refieren a estas épocas como los “terribles dos” o los “threenagers” (adolescentes de tres años). No hay niño exento a este comportamiento, que suele incluir llanto, gritos y pataletas, y generalmente estos se dan cuando sus padres menos los necesitan. A continuación te damos algunos tips para evitarlos y controlarlos, sobre todo cuando estás en lugares públicos.

Si tiene mucha hambre o sueño, piénsalo dos veces. Estos son dos de los principales detonantes de los berrinches. Siempre lleva contigo refrigerios para los niños, por si se retrasa la hora de la comida. La hora de la siesta es fundamental.

Intenta elegir lugares amigables. Hasta donde sea posible, elige lugares familiares donde haya algo de distracción para ellos. Si vas a un restaurante, es importante verificar que en el menú haya algo de comer para tu niño, que haya sillas para bebés, etcétera.

Evita lugares con ambientes muy íntimos, como restaurantes u hoteles. Seguro no habrá nada con qué distraerlos y serán muy ruidosos para las demás personas. Los planes para adultos generalmente son pésima idea.

Dale actividades precisas. Por ejemplo, en el súper, puedes pedirle que te ayude a buscar cosas en los estantes. En el restaurante, que elija su comida, etcétera.

Evita lugares muy llenos. Las multitudes aturden a los grandes y aún más a los pequeños. Evita lugares que puedan tener detonantes para tu hijo: volumen alto de la música, luces muy brillantes, etcétera.

Siempre lleva contigo pequeños juguetes o cosas para distraerlos. Unos crayones y un libro para colorear suelen ser buena idea. Algunos padres llevan la Tablet o el teléfono con aplicaciones para ellos.

Evita lugares que puedan producir frustración. Si no vas a comprar un juguete, no los lleves a la juguetería; si no vas por un helado, no vayas a la heladería, etcétera.

Siempre háblale y explícale tus expectativas antes de ir a un lugar. Sobre todo porque no tenemos control total de las situaciones.

Si sucede el berrinche, lo más importante es mantener la calma. Pregunta qué es lo que pasa y trata de empatizar con el niño. Si es posible, márchense del lugar o aléjense momentáneamente. Es importante contener la situación, muchas veces no hay que poner mucha atención y, de ser necesario, hay que tranquilizar al niño. Si es necesario algún tipo de castigo, es importante mantener las reglas que se usan todos los días en casa. Sí, lo más seguro es que sentirás miradas intimidantes, pero no te aflijas, haz lo que tu Corazón de Mamás te dicte.

Si sientes que la situación puede salirse de control, lo mejor es contratar o pedirle a alguien que cuide a tu hijo momentáneamente, en lo que tú haces lo que debes hacer fuera. Hay que saber escoger las batallas y puede ser que no sea necesario pelearlas.


¿Qué opinas? ¿Tienes dudas?

¡Sigue la discusión en Corazón de Mamás!

Conversaciones
Artículos Recomendados