La hiperémesis gravídica o las náuseas de la Princesa Kate

hace 4 años | por Editorial Corazón de Mamás
Categoría: Salud física
Tags: Náuseas, embarazo, hiperémesis gravídica

1

0

La hiperémesis gravídica es una condición del embarazo que se caracteriza por casos extremos de náuseas y vómitos que pueden llevar a la pérdida de peso o de electrolitos. En casos leves, se pueden tratar con dieta, descanso y medicamentos suaves, como los antiácidos. En casos más graves, la madre deben ingresar al hospital para recibir tratamiento por vía intravenosa. El reposo es generalmente recomendado. Esta condición ha estado recientemente en los medios, pues la princesa Kate de Inglaterra la ha padecido en sus tres embarazos, lo que la ha obligado a suspender actividades públicas e incluso estar hospitalizada.

La mayoría de las mujeres embarazadas tienen náuseas y algunas de ellas vómitos, en especial durante el primer trimestre. Sin embargo, la Hiperémesis Gravídica solo afecta a menos del 2% de las mujeres. Es importante un constante seguimiento médico, pues esta condición está ligada a pérdidas de peso, desmayos y baja en la presión arterial.

Esta condición no tiene una causa específica. Generalmente se atribuye a elevados niveles de una hormona llamada HCG (Gonadotropina Coriónica Humana), que es la misma que se detecta en las pruebas de embarazo, la cual se incrementa durante las primeras semanas de embarazo. Entre los síntomas que se tienen están: náuseas persistentes, vómitos que pueden estar relacionados o no con el consumo de alimentos, pérdida de peso (5% del peso que se tenía antes del embarazo) y deshidratación.

Generalmente los síntomas suelen aparecer entre las semanas 4 a 6 del embarazo y alcanzar su punto máximo entre las semanas 9 a 13. Generalmente las mujeres se sienten mejor para la semana 20, aunque algunas necesitan atención durante todo el periodo de gravidez.

La hiperémesis gravídica no supone un riesgo para el feto, si es tratada con un seguimiento médico. El exceso de vómitos puede ocasionar cuadros graves de deshidratación, deficiencias de electrolitos e, incluso, desnutrición. Especialmente esta última puede afectar el crecimiento del feto, ictericia, entre otros padecimientos.

Aunque esta condición puede suceder en cualquier embarazo, es más frecuente en embarazos de gemelos o en mujeres que ya la han padecido previamente. Hasta el momento no hay métodos para prevenirla.


¿Qué opinas? ¿Tienes dudas?

¡Sigue la discusión en Corazón de Mamás!

Conversaciones
Artículos Recomendados