La hora sagrada y su importancia

hace 4 años | por Editorial Corazón de Mamás
Categoría: Salud física
Tags: Nacimiento, hora sagrada, lactancia, parto, cesárea

0

0

El contacto directo de mamá y bebé durante los primeros momentos, tras el nacimiento, son conocidos como “hora sagrada”. Aunque no son necesariamente 60 minutos, así es llamado a ese momento cuando el bebé está piel con piel con el pecho de su madre. Se tiene establecido que, durante este periodo, los recién nacidos tienen un patrón definido de comportamientos que terminan con la primera toma de leche materna, que los lleva a su primera siesta.

Aunque muchos neonatólogos ya hablan de la importancia de la hora sagrada, es común en los hospitales que este periodo no se respete, envolviendo a los niños en mantas o llevándolos a cunas o incubadoras. En algunos casos, incluso se separa a la madre del bebé, quienes se conocen horas después del parto. Generalmente, los hospitales que cuentan con el reconocimiento de “Amigos del niño y de la niña” respetan la hora sagrada. Diversas autoridades de salud, en el mundo, han solicitado a los hospitales a cambiar sus protocolos para poder fomentar esta práctica.

Idealmente, para respetar la hora sagrada debe dejarse al recién nacido desnudo contra el pecho de su madre, inmediatamente después del nacimiento. Es importante aclarar que la hora sagrada es factible en partos naturales, pero también en nacimientos que se hacen por cesárea.

Esta práctica trae beneficios tanto para las madres como para los bebés. Algunos de ellos son:

  • Está probado que el contacto piel con piel durante la hora sagrada aumenta las posibilidades de una lactancia materna exitosa.
  • Se reduce el estrés del bebé tras el nacimiento y la ansiedad de la madre. Además se mejora el vínculo futuro entre ambos.
  • Varias investigaciones muestran que los bebés a los que se les respeta la hora sagrada tienen niveles más estables en el sistema cardiorrespiratorio y de azúcar en la sangre.

La Organización Mundial de la Salud, recomienda esta práctica: “La OMS recomienda que las madres inicien la lactancia durante la primera hora de vida. El niño debe colocarse en contacto con la piel de su madre inmediatamente después del parto, durante al menos una hora, y debe alentarse a las madres, ofreciéndoles ayuda si es necesario, a reconocer los signos que indican que está preparado para comenzar a mamar”.

¿Qué esperar que suceda durante este periodo? Generalmente se habla de nueve comportamientos:

  • Llanto de nacimiento, que permite que los pulmones del recién nacido se expandan.
  • Relajación. El bebé deja de llorar.
  • Despertar: Generalmente sucede tras tres minutos después del nacimiento y el bebé abre los ojos y mueve la boca.
  • Actividad: Más o menos sucede después de 8 minutos. El bebé mueve la cara hacia los lados contra el pecho, levanta el torso, saca la lengua.
  • Descanso: El bebé puede tener diversos periodos de descanso intermitente.
  • Gateo: El bebé empezará a buscar el pecho de la madre, casi reptando o gateando.
  • Familiarización: El bebé jugará un poco con el pezón de la madre. Puede lamerlo, hacer sonidos. Este periodo puede durar unos 15 a 20 minutos.
  • Lactancia: Una hora tras el nacimiento, el recién nacido comenzará a mamar.
  • Sueño: Tras su primera toma, el bebé caerá dormido. Probablemente, su madre también.

Los beneficios del contacto piel con piel cada vez tienen más seguidores, incluso si se da con papá.


¿Qué opinas? ¿Tienes dudas?

¡Sigue la discusión en Corazón de Mamás!

Conversaciones
Artículos Recomendados