La importancia de dormir y horarios, para toda la familia.

hace 4 años | por Editorial Corazón de Mamás
Categoría: Salud física
Tags: Dormir bien, Hábitos, Descanso, Bienestar, Salud mental, Familia

1

0

Hay que saber que no solo importa la cantidad horas que dormimos, también es importante la calidad. Cuando el sueño se interrumpe o se acorta, puede ser que no hayamos pasado suficiente tiempo en determinadas etapas del sueño. En otras palabras, lo bien que hayas descansado y cómo funciones al día siguiente dependerá del tiempo total que hayas dormido y cuanto de las cinco diferentes etapas del sueño hayas tenido.

Cuando duermes, tu cerebro consolida las memorias y regula tu estado del humor, disminuyendo la agresividad y la ansiedad. Una persona adulta debe dormir al menos 7 horas al día, para mantener el funcionamiento óptimo de sus capacidades mentales.

Cómo dormir cuando tenemos bebé

Comencemos por decir como mamás, que las horas de sueño son diferentes y están sujetas al horario de nuestro bebé recién nacido. Es por eso que los expertos  hacen las siguientes recomendaciones:

  • Por comodidad, instala su cuna en tu habitación. Se sentirá confortable al sentir la presencia de sus padres.
  • Procurar mantener despierto al bebé durante el día para acostumbrarlo a descansar por la noche y paulatinamente regular su ciclo del sueño.
  • Es recomendable que a partir del 3º mes duerma en su propia habitación una vez que haya adquirido el hábito de dormir.

Te aconsejamos  que cuando sea recién nacido procures tomar siestas por la mañana, cuando crezca un poco será una tarea un poco ardua mantenerlo despierto. Pero como mamá, verás el fruto de tus esfuerzos cuando puedas comenzar a descansar por las noches.

Niños y adultos

La hora de dormir cambia cuando empieza la escuela, y una de las medidas más inteligentes que los padres pueden adoptar en la transición del horario de sueño  es seguir una rutina que los expertos recomiendan:

  • Comienza una rutina con tiempo, dos semanas antes de entrar al colegio será suficiente para adaptarse.
  • Di ¡Buenas noches!  La hora de dormir, es la hora de dormir.
  • Si tienen problemas para conciliar el sueño, el ruido blanco como el de los ventiladores puede ayudar a descansar. (Hay aplicaciones donde ya puedes programar estos sonidos con temporizador)
  • Mantén los dormitorios calurosos a buena temperatura. La ideal para dormir,  va de 18 °C a 22 °C,
  • Establece un ritual para ir a dormir, lavarse los dientes, leer el cuento.
  • Apaga los televisores una hora antes de dormir, esto incluye a mamá y papá.
  • De ser posible evita las siestas.
  • No se vayan a la cama con hambre, o demasiado llenos, eso puede afectar el ciclo sueño.
  • Olvida los problemas.

Apnea del sueño

Algunos factores que dificultan el descanso es la apnea del sueño en adultos y niños. Incluso los mejores planes en el horario del sueño pueden fallar debido a los trastornos del sueño. Uno de los motivos por los cuales las personas no se levantan sintiéndose descansadas y revitalizadas es la apnea obstructiva del sueño (AOS), un trastorno que puede afectarnos a todos: niños o adultos, en forma o con sobrepeso.

Algunos de los síntomas que pueden indicar que existe una apnea son: ronquido fuerte, somnolencia diurna, falta de energía, cefaleas matinales, hipertensión arterial y depresión. Cuando esto sucede es necesario buscar una clínica del sueño y tratarla de inmediato.  La apnea del sueño puede tener efectos negativos a largo plazo en el corazón, el metabolismo y la salud general de una persona.

Problemas que acarrea el mal dormir

Los niños dos a cuatro años, cuando sufren de alteraciones en el ritmo del sueño presentan más casos de otitis, rinofaringitis y enuresis nocturna.

Mientras que los niños de seis años y en etapa escolar que duermen menos horas, tienen peores calificaciones en la escuela, déficit de aprendizaje y expresión del lenguaje. Además desarrollan problemas de crecimiento, predisposición a la obesidad, dolores de cabeza, inseguridad, timidez, baja tolerancia a la frustración.

Mientras que los adultos faltos de sueño, suelen mal alimentarse, pueden desarrollar problemas mentales, corren riesgo de sufrir accidentes, tienen un menor rendimiento físico, sufren de dolores de cabeza y mal humor. Además que su capacidad de atención, la recuperación de la memoria y el aprendizaje  disminuye significativamente.

Sin duda no podemos darnos el lujo de subestimar el descanso, que es tan importante para toda la familia. El agotamiento, sueño por las mañanas,  cansancio injustificado, falta de energía y concentración,  deben tratarse y tomarse en serio.


Con información:

https://www.dormirbien.info/el-sueno-crucial-en-la-infancia/

http://www.bbc.com/mundo/noticias/2016/04/160404_salud_falta_sueno_no_dormir_consecuencias_lb


¿Qué opinas? ¿Tienes dudas?

¡Sigue la discusión en Corazón de Mamás!

Conversaciones
Artículos Recomendados