La importancia de la música en el desarrollo infantil

hace 4 años | por Editorial Corazón de Mamás
Categoría: Educación
Tags: música, estimulación, oído, educación

0

1

La presencia de la música en la vida cotidiana produce efectos positivos en personas de todas las edades: ayuda a desarrollar vínculos afectivos, desarrolla emociones y tienen impactos en el cuerpo que vale la pena considerar. Es importante comenzar con la estimulación acompañada de música desde edades tempranas, pues existen estudios que muestran que tiene beneficios para la atención y concentración en niños.

¿Cómo hacerlo?

Con un volumen moderado para no dañar sus oídos, la estimulación puede comenzar sencillamente escuchando música. No tiene que limitarse únicamente a música infantil, también deben escucharse diferentes géneros para que se acostumbre el oído y puedan reconocerlos. Los bebés sueles disfrutar mucho con la música clásica de corta duración, de ahí el éxito del conocido “Efecto Mozart”.

Aprovecha para cantar, hacer palmas e incluso bailarle a tu bebé. Esto ayuda a que aprenda ritmos y se diviertan juntos. Es importante entender que esto es nada más una estimulación, la educación musical temprana no comienza hasta a partir de los dos años. En estos cursos de iniciación, los niños aprenden a hacer ritmos, distinguir diversos tipos de sonidos y básicamente juegan con la música. La idea es ir potenciando habilidades para que posteriormente escojan un instrumento para aprender, esto sucede más o menos a los 6 años.

¿Cuáles son los beneficios?

La música es una de las tantas formas que tendrá tu hijo para expresarse.

Está comprobado que quienes se rodean de la música, especialmente los niños, aprenden a convivir con otros, pues se establece una buena comunicación.

Ayuda en su autoestima y sentimiento de seguridad.

Es una herramienta de aprendizaje. Las rimas, repeticiones e, incluso, los bailes, ayudan en el desarrollo del lenguaje y de la memoria (¿recuerdas las canciones de las tablas?, era más fácil aprenderlas cantando, que en clase). La música también ayuda a mejorar la concentración.

También puede ser una forma de actividad física y de expresión corporal. Al bailar, se establece control rítmico del cuerpo se mejora la coordinación e, incluso, se queman calorías.


¿Qué opinas? ¿Tienes dudas?

¡Sigue la discusión en Corazón de Mamás!

Conversaciones
Artículos Recomendados