La importancia de las bebidas y la hidratación saludable

hace 3 años | por Editorial Corazón de Mamás
Categoría: Comida
Tags: Nutrición, comida, hidratación, agua, jugo, refrescos

2

1

Las bebidas tienen fuertes repercusiones en la cantidad de calorías y de azúcar que consume un niño diariamente. También tiene una incidencia en la cantidad de calcio, que es indispensable para desarrollar huesos fuertes.

Las mejores opciones de bebidas con los niños son: el agua natural y la leche. La mejor técnica para que aprendan a tomarlas con regularidad, es tenerlas disponibles. Esto les enseñará a aceptar bebidas sin sabor para quitar la sed. Se estima que un niño entre los 2 y los 10 años debe consumir de 4 a 6 vasos de bebidas saludables en un día. Después de esa edad, deben consumirse hasta 8 vasos.

La leche por su parte, ayuda a cubrir las necesidades básicas de calcio de un niño. Por ejemplo: un niño entre los 4 y los 8 años necesita 1000 miligramos de calcio diarios, un vaso de leche contiene unos 300 y la recomendación es que tome dos vasos de 8 onzas diarios. Según la recomendación del pediatra, es posible que se requiera que el niño consuma leche descremada o reducida en grasa.

Es importante tener cuidado con los jugos. Estos deben ser, de preferencia, hechos de manera natural y sin azúcar. Es importante notar que el consumo de leche o derivados de la soya con calcio adicionado no debe reemplazarse por el consumo de jugos o tener cuidado que por el niño tomar muchos líquidos adicionales, esté dejando el consumo recomendado de leche. Los jugos procesados suelen tener cantidades excesivas de azúcar y poco contenido nutricional. Otra recomendación es que los niños no deben tomar jugos en el biberón, para evitar las caries del biberón.

Las prohibidas

Esencialmente podemos resumir en una palabra: los refrescos o las aguas gaseosas. Además de tener cantidades elevadísimas de azúcar (más de 10 cucharadas en promedio), no tienen ningún valor nutritivo. Además, algunas de ellas contienen sustancia que no necesitan los niños, como la cafeína. Su consumo está relacionado con el sobrepeso, la diabetes y las caries, entre otros padecimientos. Estudios afirman que entre más temprano comienza el consumo de refrescos, más es la cantidad que se consumen en edades más avanzadas.

En las culturas latinoamericanas, el consumo de refresco es muy popular. Aunque no se recomienda en edades preescolares, el consumo debe ser limitado, pero no prohibido. Hágales saber a los niños que es una bebida que se consume en circunstancias especiales, pero no los satanice, pues se convertirán en algo deseado que será consumido si no hay vigilancia y a la menor provocación.


¿Qué opinas? ¿Tienes dudas?

¡Sigue la discusión en Corazón de Mamás!

Conversaciones
Artículos Recomendados