La importancia del desayuno

hace 4 años | por Editorial Corazón de Mamás
Categoría: Comida
Tags: desayuno, alimentación, nutrición

0

0

Salir de casa sin desayunar, es como intentar encender un carro que no tiene gasolina. Poniéndolo en palabras sencillas, tras el descanso de 6 a 10 horas, los niveles de azúcar en la sangre, también conocido como glucosa se encuentra muy bajos. Entonces, la comida matutina rompe el ayuno y le repone la energía al cuerpo.

El desayuno balanceado colabora a que podamos concentrarnos mejor y trabajar mejor, ya que el cerebro se alimenta con glucosa. En el caso de los niños, permite que aprendan mejor en edades escolares. También ayuda a empezar el día con más energía y menos pesadez. El hábito del desayuno también está relacionado, en los adultos, con un menor riesgo de tener sobrepeso u obesidad. Desayunar evita que nos dé excesiva hambre entre comidas, que generalmente se resuelve con botanas poco saludables y llenas de azúcar. La revista Pediatrics, en 2008, publicó un artículo que encontró que los adolescentes que desayunan diariamente tienen un Índice de Masa Corporal más bajo que los que no lo hacen regularmente.

Por desgracia, cada vez más y más personas no desayunan, incluyendo niños en edad escolar y adolescentes. Las excusas son múltiples: poco tiempo, más tiempo de sueño, horarios muy tempranos, etcétera. Sin embargo, varios estudios muestran que desayunar está relacionado con un mejor rendimiento escolar y laboral.

Alimentos imprescindibles en un buen desayuno

El desayuno sirve también para que toda la familia consuma ciertos alimentos que puede ser más difícil comer en otros tiempos, entre otros asuntos porque están asociados a comidas para horas tempranas:

  • Fibra: ayuda a controlar el peso y a tener bajos niveles de colesterol. Cereales como la avena, cereales ricos en fibra o una rebanada de pan integral, pueden ser buenas fuentes.
  • Calcio y vitamina D: fortalecen los huesos. Para esto se recomienda consumir lácteos bajos en grasas y azúcar, además de consumir huevos.
  • Frutas y verduras: En el día se recomiendan cinco porciones. Una porción perfectamente puede acompañar el desayuno.

¿Cómo instaurar el hábito?

En muchos casos, sobre todo en niños y adolescentes, no se desayuna por la preferencia a dormir un poco más. Pero se recomienda que se fijen horas de ir a la cama más tempranas, para que los niños estén descansados y puedan tomar su desayuno antes de salir de casa. Ir a la escuela con el estómago vacío es la peor de las ideas.

El desayuno debe convertirse en una prioridad de la familia, lo ideal es que sea un momento donde se comparte y donde los padres enseñan con el ejemplo a sus hijos.

Si es muy complicado, es bueno pensar en menús que incluyan los principales grupos mencionados anteriormente que puedan ser consumidos rápido y que estén a mano para que toda la familia se acostumbre a no salir de casa sin ningún alimento en el sistema. Corazón de Mamás preparó una serie de recetas “on the go” que pueden servirte de inspiración.


¿Qué opinas? ¿Tienes dudas?

¡Sigue la discusión en Corazón de Mamás!

Conversaciones
Artículos Recomendados