La maestra de tu hijo no te apoya, pon en práctica estas estrategias.

hace 3 años | por Editorial Corazón de Mamás
Categoría: Educación
Tags: Apoyo, Educación, Aprendizaje, Docentes irresponsables, Niños, Seguridad

1

0

Cuando nos tomamos el tiempo para buscar una escuela, checar el plan académico, los objetivos, pagamos la matrícula, útiles, uniformes y todo cuanto necesitan, esperamos encontrar también un maestro que cumpla con lo que las escuelas nos ofrecen, pues es la persona con la que nuestros hijos pasarán su tiempo y de quien adquieren un nuevo conocimiento.

Los maestros son formadores o deformadores, la vocación real de un maestro se cumple cuando se interesan por el progreso general de su grupo, que sin duda es su mayor reto. Sabemos que hay escuelas que se preocupan que el futuro pupilo tenga el nivel mínimo para comenzar el ciclo escolar. Otras, no les importa si algunos tienen más habilidades desarrolladas o conocimiento adquirido.

El hecho es que, nosotros como mamás tenemos un pequeño niño que educar. Hay veces que no identificamos si nuestro hijo tiene la maduración necesaria para comenzar a aprender los números o las letras y creemos que todo marcha bien.  En otras ocasiones sabemos cuál es la capacidad de nuestro hijo y sabemos que no habrá problema. Al paso del tiempo comienzas a darte cuenta que no trabaja adecuadamente y no está aprendiendo bien. Tal vez seas de esas mamás preocupadas, y lo primero que haces es hacer una cita para hablar con su maestra.

Haces acuerdos y resulta que la maestra no los cumple, tu hijo sigue igual o peor. Hemos llegado al punto de entender que la maestra no hace bien su trabajo. Tal vez ha avanzado el ciclo escolar y sea un poco tarde como para cambiarlo de escuela.

¿Qué debemos hacer?

  • Aceptar que no cuentas con el apoyo de la maestra y que tu hijo se está rezagando.
  • Lo más importante es tu hijo, por lo que debes de preguntarle cómo se siente en el salón de clases. Tal vez está sufriendo bullyng, no entiende bien las instrucciones, o tiene una mala visión.
  • Pide los cuadernos para detectar qué es lo que se le dificulta.
  • Si detectas que es un problema sencillo y te sientes con la capacidad de ayudarlo, invierte un poco de tiempo para nivelarlo.
  • En caso contrario, busca un especialista en aprendizaje para que te ayude a encontrar la manera en cómo aprende tu hijo.

En este punto tal vez te sientas frustrada, cosa que es válido y lógico. Como decíamos al principio hemos buscado lo mejor o al menos una opción que asegure cubrir los puntos básicos. Por lógica también habrás buscado hablar con la directora del plantel para exponer tu situación.

Queremos decirte que aquí lo más importante es tu hijo. Para que el aprendizaje sea efectivo lo primero que tienes que hacer es ponerte de su parte. Ninguna escuela sea de paga o de gobierno, y una mala maestra vale que tu hijo se estrese, o se sienta presionado. La educación es parte de nuestra responsabilidad, si no tuvimos suerte con la escuela hay que entender que definitivamente tiene que haber una buena disposición y paciencia para la enseñanza y el aprendizaje.

Nos hemos acostumbrado a ir con el ritmo y tiempos de muchos modelos educativos y lo cierto es que nos hemos olvidado que cada niño tiene una capacidad diferente, por lo que el aprendizaje debería ser personalizado. Si te ves envuelta en una situación así, piensa que lo más importante para que tu hijo aprenda es que sea un niño feliz, por lo que el mejor apoyo será fortalecer su autoestima, y su confianza para que todo lo que se le enseñe sea significativo.

Eso sin duda es algo que como madres de corazón podemos brindar, si la maestra no te apoya tu tienes en las manos la solución. ¡Anímate!


¿Qué opinas? ¿Tienes dudas?

¡Sigue la discusión en Corazón de Mamás!

Conversaciones
Artículos Recomendados