La preeclampsia ¿Qué es y cómo evitarla en un embarazo?

hace 4 años | por Editorial Corazón de Mamás
Categoría: Salud física
Tags: complicaciones, embarazo, preeclampsia

1

0

Durante el embarazo, especialmente en el primero, las mujeres escuchan con frecuencia sobre la preeclampsia.  Es una posible complicación del embarazo. Sus síntomas más comunes incluyen la hipertensión arterial o presión alta y la presencia de proteína en la orina. Sin embargo, aunque la preeclampsia suele manifestarse con la presión alta, tenerla no significa necesariamente que se padezca. Siempre se manifiesta después de la mitad del embarazo o semana 20.

Según la American Pregnancy Association, el 8.5% de las mujeres en embarazo sufre de esta condición y tienen más riesgo: las mamás primerizas, mujeres que tienen antecedentes de hipertensión o preclampsia, mujeres con embarazos múltiples, mujeres embarazadas menores de 20 o mayores de 40 y mujeres obesas.

Los síntomas de la preeclampsia varían dependiendo de su grado de complejidad: En la leve, generalmente hay hipertensión, retención de líquidos y hay presencia de proteínas en la orina. En la grave o severa, también se presentan dolores de cabeza, visión borrosa, fotosensibilidad, fatiga, náuseas o vómitos, problemas para orinar, dolor en el lado derecho en la parte superior del abdomen y tendencia a tener moretones. Ante la presencia de cualquiera de estos síntomas, debes consultar inmediatamente con tu doctor.

En las consultas prenatales, el doctor deberá controlar varios factores para saber si se tiene riesgo de padecerla: la presión arterial, la presencia de proteína en la orina, etcétera. Si tiene alguna sospecha, es posible que ordene una serie de exámenes de sangre, un chequeo de las funciones renales o de la coagulación sanguínea o un ultrasonido especial para ver el flujo sanguíneo a la placenta

Si se diagnostica la preeclampsia, el tratamiento dependerá del estado de evolución del embarazo y la cercanía de la fecha de parto. Si el embarazo se encuentra muy avanzado y el bebé está suficientemente desarrollado, seguramente se programará el parto para que suceda lo antes posible. Si el bebé aún no está listo, seguramente el doctor recomendará reposo, acostarse sobre el lado izquierdo, un chequeo prenatal intensivo, reducir el consumo de sal y aumentar el consumo de agua (ocho vasos diarios), dieta con alto consumo de proteínas, entre otros. En un caso grave, es probable que el doctor prescriba medicamentos para la presión arterial.

En caso de no tratarse, las complicaciones para la madre pueden ser serias, ya que puede padecerse insuficiencia hepática o renal y futuros problemas cardiovasculares. Otras complicaciones, que pueden llegar a ser mortales, son: La eclampsia, una forma grave de la preeclampsia, donde la madre sufre convulsiones, o el Síndrome de Hellp. En cuanto al bebé, la preeclampsia puede ocasionar que la placenta no tenga buena irrigación sanguínea, por lo que el feto recibirá menos oxígeno y alimento. Esto también se evidencia en un bajo peso al hacer. Es importante recordar, que si esta condición se detecta a tiempo, el bebé puede nacer en perfectas condiciones.

¿Cómo prevenirla? Aunque no hay nada que sea totalmente efectivo, seguramente el doctor hará algunas recomendaciones acerca de la dieta y el ejercicio que pueden reducir el riesgo de padecer preeclampsia: bajo consumo de sal durante el embarazo, buena hidratación, evitar la comida chatarra o los alimentos fritos, buen descanso, ejercicio de bajo impacto, evitar el consumo de alcohol y cafeína, etcétera.


¿Qué opinas? ¿Tienes dudas?

¡Sigue la discusión en Corazón de Mamás!

Conversaciones
Artículos Recomendados