Lactancia y trabajo: cómo hacerlas compatibles

hace 4 años | por Editorial Corazón de Mamás
Categoría: Salud física
Tags: Lactancia, trabajo, ley, México, banco de leche, libre demanda, extractor de leche, leche materna, lactarios

2

0

Lejos quedaron las épocas donde las mamás podían quedarse a cuidar de sus bebés a tiempo completo. A muchas mujeres hoy les toca o desean regresar al trabajo, después de haber compartido un tiempo con sus hijos. Lograr un balance entre la crianza y el trabajo puede ser complicado, pero es posible. Muchas de las madres que han logrado una lactancia materna exitosa no saben cómo continuar con esta práctica una vez regresan a la vida laboral. A continuación te daremos algunas ideas para lograrlo.

¿Por qué hacerlo?

Además de que tu bebé podrá seguir beneficiándose de las bondades de la leche materna, la extracción de leche permitirá seguir estimulando la producción y así tu lactancia no se verá interrumpida, antes de que tú lo decidas. Otra de las razones es el ahorro de dinero, ya que probablemente no necesites comprar fórmula o compres una menor cantidad de la misma

No es una exageración afirmar que los bebés que se alimentan con leche materna se enferman menos durante su primer año de vida, lo que hará que seas más productiva y debas ausentarte menos del trabajo.  

Según la ley

En México, solo 2 de cada 10 madres le dan lactancia materna exclusiva a sus bebés durante los primeros 6 meses de vida, según Unicef. Esto lo convierte en el último lugar de América Latina, con República Dominicana. Muchas veces esto sucede porque no es posible hacer compatible la lactancia con el trabajo. Sin embargo, debes saber que como madre y trabajadora estás protegida por la ley para continuar con esta práctica. A nivel internacional, el convenio 183 de la Organización Mundial del Trabajo, sobre la protección de la maternidad, tiene un apartado al respecto. A nivel nacional, la Constitución en su artículo 123 se establecen los derechos de las mujeres trabajadoras durante el embarazo y el posparto. Así queda establecido que durante el periodo de lactancia tienes derecho a descansos extraordinarios por día, de media hora cada uno, para alimentar a sus hijos o para extraer la leche materna, durante los primeros seis meses del bebé.

Además, la Ley Federal del Trabajo en México, en el artículo 17, afirma que las empresas deben proveer a sus trabajadores de un lugar adecuado e higiénico para la extracción de leche o a otorgar una reducción en la jornada laboral cuando esto no es posible.

¿Qué necesitas?

  • Lo principal será encontrar un buen extractor de leche materna, se recomienda que sea eléctrico y, probablemente, doble. Así será más rápido el proceso.
  • Recipientes para almacenar la leche materna botellas o bolsas especiales.
  • Tener acceso a un refrigerador, hielera o bolsa térmica para almacenar la leche durante la jornada laboral.
  • Pads o protectores de lactancia para evitar accidentes o manchas por el goteo natural de los pechos.
  • Buenos brasieres de lactancia
  • Si tu lugar de trabajo no cuenta con un lugar especial o lactario para la extracción, es importante que hables con tu superior o gerente de recursos humanos para coordinar dónde puedes hacerlo. Es importante la privacidad y la comodidad.

Consejos para lograrlo

  • Las primeras semanas debes encargarte de establecer una buena lactancia.
  • Unas dos semanas antes de regresar al trabajo, te recomendamos que comiences con la extracción de leche en casa. Así no solo comenzarás a crear tu banco de leche, sino que te irás acostumbrando a usar el extractor. Si al comienzo notas que sale muy poca leche, no te desanimes. Es cuestión de mucha paciencia y estimulación, no olvides que la producción de leche depende de estos dos factores.
  • También es muy buena idea ir acostumbrando al bebé a consumir la leche con cuchara, biberón o vasito. Sugerimos que no lo hagas tú, sino de preferencia quien lo cuidará en tu ausencia.
  • Es importante que te mantengas hidratada, no olvides consumir agua en suficiente cantidad.
  • Ya en el lugar de trabajo, se recomienda extraer leche cada dos o tres horas. También es muy efectivo seguir con la alimentación a libre demanda cuando estás con tu bebé y es muy importante que lo alimentes antes de salir y en cuanto se reencuentran.
  • Habla con otras mamás que hayan pasado por el proceso, incluso en tu propia oficina. Eso ayudará a que te sientas apoyada en el proceso.

¿Qué opinas? ¿Tienes dudas?

¡Sigue la discusión en Corazón de Mamás!

Conversaciones
Artículos Recomendados