Las caricias de mamá, reducen el estrés del recién nacido tras el parto.

hace 3 años | por Editorial Corazón de Mamás
Categoría: Salud mental
Tags: Apego seguro, Bebé, Estrés, Caricias, Mamá, Seguridad.

0

0

Estamos embarazadas y tal vez pensamos que cuidar de nuestra salud es una decisión de lo más sensata, queremos cuidar nuestro cuerpo y lograr que ese bebé crezca adecuadamente. Lo cierto es que no estamos exentas de tener un estado emocional estable, si tomamos en cuenta que durante este periodo las hormonas exacerban junto con nuestros sentimientos y seguramente hubieron momentos en los que experimentaste sentimientos de inseguridad, tristeza, melancolía, tal vez hayas tenido una que otra discusión, o tal vez te sentiste bien.

El hecho es que nuestro cuerpo no sólo sirve para engendrar y ayudar a desarrollar la vida de nuestro hijo, igual que como ayudamos a crecer a nuestro pequeño bebé, también somos capaces de transmitir emociones de felicidad, tranquilidad, alegría, miedo, tristeza e ira.

Estudios realizados en el Instituto de Psicología de la Salud y Sociedad, de la Universidad de Liverpool, revelaron que la ansiedad y la depresión materna durante el embarazo predicen problemas desde la niñez hasta la adolescencia y la emoción temperamental infantil.

Ante esta inevitable realidad, las caricias de mamá juegan un papel fundamental. Pues los estudios revelaron que el alto acariciamiento materno elimina las asociaciones entre la depresión prenatal y los resultados de comportamiento iniciales del desarrollo. Los investigadores evaluaron cuatro tipos de caricias y la frecuencia con que las madres las aplicaban. Siendo, la cara, la espalda, la barriga, los brazos y las piernas del bebé las áreas más importantes. El acariciar a tu bebé es significativo e importante para aliviar este estrés que traen al nacer, pues el poder de una caricia es capaz de cambiar la química del ADN.

Según los informes se demostró que la caricia materna interactúa con la ansiedad prenatal para predecir problemas emocionales infantiles a los 2.5 años; la asociación entre la ansiedad materna y los problemas emocionales infantiles era evidente sólo en los hijos de madres que acariciaban poco.

La caricia materna y los cuidados posnatales están relacionados con el apego sano que proporciona a nuestros hijos estabilidad y seguridad que necesitan para crear resiliencia, es decir la capacidad de superar eventos traumáticos y formar personalidades saludables de adultos.

Por lo que no debemos pasar por alto ni escatimar, las caricias a los pequeños recién nacidos. Sin duda el amor y cuidados son la mejor medicina no sólo cuando nacen, sino para toda su vida.

Con información de:

Institute Of Psychology Health And Society. University of Liverpool.

SHARP, H. J. Hill, J. Hellier, and A. Pickles, Maternal antenatal anxiety, postnatal stroking and emotional problems in children: outcomes predicted from pre- and postnatal programming hypotheses. Published online: 28 July 2014

PICKLES, Andrew, Helen SharpJennifer HellierJonathan Hil. Prenatal anxiety, maternal stroking in infancy, and symptoms of emotional and behavioral disorders at 3.5 years. European Child & Adolescent Psychiatry March 2017, Volume 26, Issue 3, pp 325–334 | Cite as.


¿Qué opinas? ¿Tienes dudas?

¡Sigue la discusión en Corazón de Mamás!

Conversaciones
Artículos Recomendados