Los rompecabezas y su importancia en la estimulación

hace 3 años | por Editorial Corazón de Mamás
Categoría: Entretenimiento
Tags: Rompecabezas, puzzles, estimulación, motricidad

0

1

Sin importar su forma, tamaño, tema o material, los rompecabezas son una actividad muy divertida para personas de todas las edades. Además de ayudar a pasar el tiempo, tienen muchos beneficios dentro de la estimulación de los pequeños, que Corazón de Mamás ha compilado para ti.

Estimula la capacidad de observación. Para poder armar uno, es necesario observar las formas, comparar los diferentes aspectos de cada pieza y analizar dónde va cada una. Durante esta actividad es importante el cuidado en los detalles, la memoria visual, etcétera.

Se estimula la lógica matemática y la capacidad de análisis y síntesis. Al tener colores, formas e incluso sonidos, los niños desarrollan conceptos y los aplican.

Se eleva el autoestima. Este juego representa un desafío que, al ser superado, generará un sentimiento de satisfacción. Así se le dará una dosis extra de fuerza al autoestima de quién lo arma.

Se trabaja la atención y la concentración, además de la perseverancia. Dependiendo de la complejidad del mismo, puede requerir varias sesiones de trabajo.

Se mejora la motricidad fina. La exploración y manipulación de piezas, además del armado ayudan en varios aspectos, como la pinza, el uso de músculos de la mano, etcétera.

Variedad de temas. En la actualidad se encuentran rompecabezas que abarcan todo tipo de temas.

Trabajo en equipo. Pueden ser una gran actividad para realizar en familia y pasar esos ratos donde salir no es posible.

Ayuda a controlar el stress. Especialmente a los adultos, pues implica una actividad que se sale de la rutina cotidiana.

¿Cómo elegirlos?

El primer paso es elegir algo con una temática que sea del interés del niño. Luego, debe revisarse que la complejidad del mismo (número de piezas, complejidad en el armado y material) sean compatibles con la edad de quién lo jugará. Para niños más pequeños se recomiendan con pocas piezas y elegir aquellos que estimulan con sonidos y texturas, además de tener piezas grandes y coloridas. Conforme van creciendo, se puede ir aumentando el número de piezas y disminuyendo el tamaño de las piezas, siempre y cuando sean seguras.

Se estima que a partir de los 6 años, los niños tienen capacidad de armar rompecabezas de hasta 100 piezas. Aprovecha sus intereses y, ¡a jugar!


¿Qué opinas? ¿Tienes dudas?

¡Sigue la discusión en Corazón de Mamás!

Conversaciones
Artículos Recomendados