Los terribles dos, en qué consisten

hace 4 años | por Editorial Corazón de Mamás
Categoría: General
Tags: Toddlers, Terribles dos, Berrinches

10

5

Si tu bebé de pronto se convirtió en un pequeño adolescente respondón, seguramente está atravesando por los: “Terribles dos”. A partir de los 24 meses, los niños experimentan esta etapa. Generalmente puede comenzar desde el año y medio y extenderse hasta los cuatro años. Es una etapa normal donde los niños empiezan a experimentar cierta independencia y resienten su dependencia con los padres. Todo comienza por los grandes cambios motores, intelectuales, sociales y emocionales que suceden en esta etapa. El vocabulario crece y cada vez pueden hacer más cosas por su cuenta. Además se dan cuenta que deben empezar a seguir ciertas reglas. Sin embargo, aunque hay muchos avances, es muy pronto para que puedan comunicar eficazmente sus necesidades o controlar sus sentimientos, lo que hace que sientan frustración, que los puede llevar a portarse mal o a tener berrinches.

Entre los comportamientos más comunes en esta época están: caprichos constantes, berrinches excesivos y largos, enojo sin causa, desobediencia y no seguimiento de reglas. Generalmente utilizan el llanto como una estrategia para alcanzar sus objetivos. Además, al ser la época de la exploración, suelen no medir adecuadamente los peligros a los que pueden enfrentarse. Durante este periodo, es normal que tú o tu hijo pierdan la paciencia. Pero hay que mantener la calma.

¿Qué puedes hacer para sobrevivirlos?

  • Permíteles escoger. Así les darás la idea de que están en control de las situaciones y pueden tomar sus propias decisiones. Por ejemplo: elige qué camiseta quieres ponerte: la roja o la azul.
  • Seguir la rutina.
  • Si hacen algo nuevo, explícaselo. Así será más fácil adaptarse a las nuevas situaciones.
  • No reacciones fuerte o de manera violenta. Aunque hay que corregirlos claramente, debe hacerse de manera tranquila. A esta edad tienden a imitarlo todo, incluso tus reacciones.
  • Permítele irse independizando. Déjalo que paulatinamente vaya haciendo actividades por su cuenta. Por ejemplo: déjalo lavarse solo los dientes, aunque te toque repasar la tarea después. También es buena idea darle tareas de casa, de acuerdo a su edad, para que las realice por su cuenta.
  • Aprende a redireccionar su atención. A veces solo es necesario ayudarlo a que ponga atención en otra cosa, para que se le olvide lo que lo saca de control. En ocasiones, ignorar el berrinche puede ser buena idea.
  • Si están en un lugar público, llévalo a un lado y trata de calmarlo. Trata de ignorar las miradas dictaminadoras de las demás personas y concéntrese en escuchar y atender al niño. Una vez haya encontrado la calma, pueden seguir con la actividad.
  • Anticípese. Si va a salir y coincide con la hora de la comida, lleve un lunch. Si van a pasar por la heladería, pero no tiene planes de comprarle un helado, no vayan.

Recuerda, el amor y el respeto son clave en esta etapa. Debe ayudarse a los niños a pasar por esta etapa de cambios con mucha paciencia. Así se les ayuda a tener confianza en sí mismos y en su entorno.

Cuéntanos cómo tus experiencias con tu “encanto” y sus berrinches en el grupo de Peques en Corazón de Mamás.


¿Qué opinas? ¿Tienes dudas?

¡Sigue la discusión en Corazón de Mamás!

Conversaciones
Artículos Recomendados