Los test que deben hacerle a tu bebé al nacer

hace 4 años | por Editorial Corazón de Mamás
Categoría: Salud física
Tags: Recién nacidos, test, pruebas, apgar, tipo RH, oído, cordón umbilical, células madre, metabolismo, tamiz, México

0

0

Los recién nacidos son sometidos a diversas pruebas para verificar que su salud sea óptima en sus primeras horas de vida. Algunas de estas se realizan en la misma sala de partos o de cirugía, mientras que otras se realizan antes de que se marche del hospital, en los primeros días de vida. Algunas de estas pruebas buscan detectar diferentes condiciones que pueden detectarse tempranamente e incluso salvarle la vida. La idea es realizar las primeras pruebas sobre la madre, durante la llamada “hora sagrada”

A continuación te contamos cuáles pruebas son comunes, cuándo se realizan y para qué sirven.

  • Corte del cordón umbilical.  Después de nacer, quien atienda el parto limpiará las secreciones propias de este de la cara del bebé. Así se asegurarán que pueda respirar normalmente. Luego, se corta el cordón umbilical. Algunos profesionales lo cortan inmediatamente y otros esperan a que deje de latir. Algunos padres deciden almacenar el cordón, por ser una fuente de células madre.
  • Extracción de sangre: Generalmente en la propia sala de partos se extraen dos pequeñas muestras de sangre. Estas sirven para determinar el grupo sanguíneo y RH, además de revisar el nivel de oxigenación que el bebé tiene al nacer.
  • Test de Apgar. Este es un examen sencillo donde, generalmente el pediatra o neonatólogo, valora el estado del niño. En este test, que es no invasivo, se miden los siguientes aspectos: la coloración del bebé, la frecuencia cardiaca (más de 100 latidos por minuto), el tono muscular, los reflejos y la respiración. Se realiza al minuto de nacer y se repite cinco minutos después. A cada parámetro se le da una calificación que va de cero a dos, se suman las cinco y da un puntaje donde el mínimo es 0 y el máximo es 10.
  • Otros procedimientos se realizan solo si es necesario, porque así lo necesita el bebé. Entre ellos pueden estar aspirar las vías nasales para retirar secreciones, aunque eso depende mucho del estilo del pediatra o neonatólogo, o poner oxígeno al bebé, si se comprueba que no está oxigenando correctamente.
  • Peso y talla. Generalmente pasada la “hora sagrada” se toma el peso y talla del bebé, para saber cuándo mide y pesa. Una vez tomados estos datos, generalmente se asea y viste al bebé.
  • Tamiz metabólico. Generalmente pasadas entre 24 y 48 horas después del nacimiento, se extrae una pequeña muestra de sangre de bebé. También suele llamarse prueba del talón, pues de ahí se toma la muestra. Esta se envía a un laboratorio y puede ayudar a identificar enfermedades tales como: hipotiroidismo congénito, galactosemia, fenilcetonuria, hiperplasia suprarrenal congénita y deficiencia de biotinidasa, entre otros. En México es una prueba obligatoria desde 1998.
  • Tamiz auditivo. Se realiza después del primer día de vida y sirve para conocer el estado de la audición del bebé, para ver si no presenta algún grado de sordera. Es una prueba sencilla, rápida y no genera ningún dolor en el bebé. Consiste en poner un pequeño audífono en el oído del bebé durante unos segundos, para registrar si existe algún problema

¿Qué opinas? ¿Tienes dudas?

¡Sigue la discusión en Corazón de Mamás!

Conversaciones
Artículos Recomendados